Sahara: Argelia es el Polisario y el Polisario es Argelia Khalil R’Guibi

0
Atados a la vida mientras que sus hermanos viven su vida en Marruecos

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

 En estos campamentos argelinos de Tindouf la gente se avergüenza de ver a sus máximos responsables posternarse de manera humillante ante pequeñeces argelinas.
Desde hace semanas (incluso meses) la margen de maniobra de la cúpula polisarista se ha restringido de manera absolutamente vejatoria. Además de sus labores domésticas y de pleitesía, así como de la represión de los suyos, la dirección del Polisario se limita a obedecer y a acatar las órdenes e instrucciones venidas de Argel. ¡Prohibido tajantemente tomar la menor iniciativa! Esto incube a Argel y sus estrategas. El Polisario y sus caciques que se limiten al papel de simple consumidor y ejecutor de lo que se le ordene.
Un responsable argelino comentaba en los campamentos que “bastante se ha perdido, dando margen de maniobra a los responsables del Polisario”. Incapaces como y van a ser, con tal de conservar sus actuales privilegios están dispuestos hasta a dejar andar ante sus superiores argelinos para arrastrarse.
Relación de señor a siervo, Argelia apuesta fuerte… tan fuerte que le está costando su quiebra. Acabaría con una república argelino-polisarista que es la única solución que le queda. Y es que Argelia es el Polisario y el Polisario es Argelia. Nunca en la historia ni en ninguna parte del mundo se ha visto refugiados que piden un Estado.