Declaracion de Layun: El sahara dijo su palabra

0

Laayun  –  map

Los líderes de los partidos políticos, los parlamentarios, los cargos electos, los jeques, los notables y los ejecutivos saharauis, reunidos este lunes en Laayun, en el marco de un encuentro nacional de movilización, condenan y recha-zan las maniobras de los adversarios de la integridad territorial a todos los niveles, especialmente las últimas actuaciones hostiles del Polisario.

Declaración de Laayun: Los líderes de los partidos políticos, los parlamentarios, los cargos electos, los jeques, los notables y los ejecutivos saharauis condenan las maniobras del polisario
 En la Declaración de Laayun, que ha coronado este encuentro, los firmantes aplauden las gestiones pioneras y las políticas sabias de Su Majestad el Rey Mohammed VI para defender los derechos inmutables en todos los planos.
Cortesia de TelQuel
 He aquí el texto íntegro de la Declaración de Laayu
« Concretizando el consenso nacional firme, duradero y renovado de todas las esferas del pueblo marroquí y de los diferentes órganos políticos e instituciones representativas y las fuerzas vivas de la sociedad para defender la unidad de nuestra patria y su integridad territorial, y hacer frente a todas las maniobras destinadas a dañar a la soberanía de nuestro país cualquiera que sea su forma y su fuente, en toda pulgada de nuestra patria unida desde Tánger hasta Laguira.
Tomando en consideración la gran preocupación soberana, política y popular que conoce la escena nacional, por las últimas evoluciones relativas al tema del Sahara marroquí, especialmente las acciones del Frente separatista, que deben ser enfrentadas con la firmeza, la rigurosidad y la vigilancia necesarias en las áreas de nuestro país ubicadas al este y al sur del muro de seguridad conocidas como « las zonas tampón », y que nuestro país ha puesto, voluntariamente con decisión soberana, bajo control de la MINURSO en respuesta al deseo de la comunidad internacional, en virtud del Acuerdo de Cese al Fuego de 1991 y para que estas zonas se mantengan libres para evitar el contacto directo con Argelia;
Partiendo de nuestro deber nacional de defender la unidad nacional y la integridad territorial en tanto que una constante bien arraigada dentro de los constantes federativos del pueblo marroquí, y conscientes de nuestra responsabilidad histórica y política en esta delicada situación que requiere aunar los esfuerzos y unir los rangos, y rodearnos en torno al interés supremo de la nación, nosotros los partidos políticos en nuestro país, nos complace reunirnos aquí en Laayun, ciudad firme y emergente, en el marco de esta reunión, de movilización nacional en el cual participan gran parte de nuestros líderes, altos ejecutivos, electos parlamentarios y de las colectividades territoriales, además de los actores organizativos y los militantes pertenecientes a las diferentes provincias y regiones del Reino en particular la región de Sakia El Hamra y Dakhla Uad Edahab.
Con la misma conciencia y determinación expresadas por los líderes de partidos, parlamentarios, electos, los jeques de tribus y dignatarios y varios militantes saharauis participantes, anuncian a la opinión pública nacional, regional, continental e internacional lo siguiente:
1. Denunciar y rechazar lo planificado y perpetrado por los adversarios de nuestra integridad territorial a todos los niveles, en particular, los recientes actos de hostilidad del Polisario para crear una nueva realidad intentando transferir algunos de sus efectivos civiles y militares desde Lahmada en Argelia, y con apoyo de ésta, hacia las zonas tampón, lo cual constituye una flagrante violación del acuerdo de cese al fuego e ignora la voluntad de las resoluciones de las Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad.
2. Saludar los pasos pioneros y las políticas sabias dirigidas por Su Majestad el Rey, que Dios le asista, para defender nuestros derechos inalienables a todos los niveles. También alaban el contenido del mensaje de Su Majestad el Rey al Secretario General de las Naciones Unidas sobre los recientes acontecimientos en la región. Igualmente destacan con orgullo los éxitos que ha realizado SM el Rey a nivel continental e internacional, lo cual ha permitido fortalecer la posición de nuestro país en los foros internacionales, consolidar su presencia y salvaguardar su integridad territorial.
3. Saludar el consenso nacional para hacer frente a estas provocaciones, un consenso que refleja la conciencia del pueblo marroquí y su vigilancia contra las maniobras de los adversarios, y subrayar que todos estamos determinados para hacer frente a toda maniobra susceptible de cambiar la situación actual e histórica de estas áreas.
4. Alertar a las Naciones Unidas sobre la necesidad de no tolerar estas acciones de provocación y tratarlas como lo exige la responsabilidad de mantener la seguridad y la estabilidad que compartimos con la ONU el hecho de velar por garantizarlas en nuestra región, e invitar a la MINURSO y a la comunidad internacional a tomar las medidas firmes, rigurosas y disuasivas para obligar al Polisario a retirarse de estas áreas, y eliminar todas las manifestaciones de sus intentos de crear una nueva realidad en la región.
5. Renovar el apego a la solución pacífica política duradera y consensuada bajo los auspicios de las Naciones Unidas como el único órgano habilitado para buscar una solución que garantiza la preservación de los derechos de nuestro país y salvaguarda la paz en nuestra región.
6. Considerar que la única opción para poner fin a este diferendo artificial radica en la autonomía dentro de la soberanía marroquí, propuesta por Marruecos como marco para las negociaciones, y que ha sido calificada por la comunidad internacional como seria y creíble y que no deja también de recibir cada vez más apoyos por parte de los países.
7. Hacer un llamamiento a la comunidad internacional para poner fin a los sufrimientos de nuestros hermanos secuestrados en los campamentos de Lhmada, lejos de su tierra y de sus familiares en condiciones trágicas y privados de los derechos humanos más básicos, e invitarla a ejercer presión sobre Argelia y sobre el « polisario » para que la organización para los refugiados pueda censarles conforme a las normas internacionales.
8. Alabar las muestras de amor a la patria y de lealtad a los lazos de pleitesía al Trono Alauí glorioso y de fidelidad a Su Majestad el Rey Mohammed VI, que Dios le asista, manifestadas por las poblaciones de estas provincias y sus jeques (líderes) y tribus, así como la contribución positiva y eficaz en el proceso político democrático de desarrollo en nuestro país, lo que ha convertido estas regiones en un pilar fundamental en la construcción del nuevo Marruecos, en especial con su aportación en las colectividades territoriales, en el Parlamento y en la cámaras, que representan, según estadísticas de la MINURSO, la mayoría de la población de las provincias de Sakia-El-Hamra y Oued-Eddahab y que son, en realidad, los verdaderos representantes de la voluntad de los ciudadanos de estas provincias que la han expresado en numerosas elecciones reconocidas por su transparencia a escala nacional e internacional, así como el papel positivo que desempeña la sociedad civil y las asociaciones de los derechos humanos en estas zonas en términos de desarrollo social y de defensa de nuestra integridad territorial dentro y fuera del país.
9. Enorgullecerse por el desarrollo multidimensional que se está produciendo en estas provincias y que experimentarán un mayor desarrollo gracias a su propio modelo de desarrollo, lanzado por Su Majestad el Rey, que Dios le asista, lo cual hará de esas regiones un hub económico susceptible de dar un importante salto cualitativo al desarrollo integral en esta parte de nuestra patria y valorizar óptima y sosteniblemente sus recursos naturales para asegurar el incremento del nivel de beneficio de la población local de sus frutos, lo cual consolida la confianza de cara al futuro.
10. Insistir en la necesidad de priorizar las provincias del Sur en la implementación de la regionalización avanzada y su aceleración, en perspectivas de poner en marcha la autonomía en estas provincias.
11. Afirmar la necesidad de aunar los esfuerzos de la diplomacia oficial y popular llevada a cabo por los partidos políticos, el parlamento, los sindicatos, los militantes de la sociedad civil y los empresarios para alzar el ritmo de la coordinación y diversificación de los mecanismos de comunicación con las instituciones homólogas y las partes influyentes en la toma de decisiones, especialmente en Europa, Estados Unidos, Asia y África.
12. Renovar la determinación de aprovechar los lazos, que tienen nuestros partidos con todos sus componentes, con sus homólogos en los países hermanos y amigos para buscar crear grupos de presión a fin de adoptar y respaldar las visiones de nuestro país y hacer frente a las tesis hostiles.
13. Denunciar de nuevo la persistencia del régimen argelino en crear y res-paldar las causas y los pretextos del mantenimiento de esta tensión artificial, movilizando todas sus energías para contrarrestar nuestro país a escala regional, continental e internacional. Lamentamos la falta de compromiso positivo del régimen argelino con lo que ha expresado nuestro país, Rey y partidos, con el fin de calmar los ánimos entre nuestros dos países para servir los intereses de ambos pueblos hermanos. Con este motivo, invitamos una vez más a los hermanos argelinos a deshacerse de las trabas de ayer y recordar las páginas brillantes de nuestra lucha común, lejos de los vestigios de la guerra fría, que una de sus consecuencias dolorosas es esta tensión artificial que impide la construcción de la unión magrebí y obstaculiza el proceso de desarrollo y cooperación entre nuestros dos países hermanos.
14. Llamar a reforzar aún más el frente interno – en materia de democracia y de desarrollo y también a escala social – y consolidar los múltiples esfuerzos de todos los actores y franjas de nuestra sociedad para continuar la movilización y la vigilancia, con el objetivo de impedir todas las formas de maniobras sistemáticas y crecientes, que tejen los adversarios del país.
15. Comprometerse a constituir un frente político para defender la integridad territorial sobre la cual ha existido y seguirá existiendo un consenso popular, amén de ser el foco de una movilización amplia, en cumplimiento con la historia, el respeto a los mártires y con la letra y el espíritu del juramento inmortal de la Marcha y sus objetivos. Los acontecimientos y los retos de los adversarios y los enemigos solo lo revitalizan y lo consolidan aún más ».