A quien corresponda Chile: a qué viene el apoyo de MEO “a los amigos y amigas saharauis” Por Hassan Achahbar

0

 

Marco Enríquez-Ominami, el candidato promesa del Partido Progresista de Chile (PRO) para la presidencial chilena de noviembre, ha expresado recientemente, a través Twitter, su “apoyo a los amigos y amigas saharauis”.

Hassan Achahbar especialista de América Latina
En Argelia, el político chileno ha sido idealizado cuando manifestó “su opción de reconocer la RASD” en 2007, pero linchado por asistir en diciembre del 2014 a un Festival de Cine en Marrakech y por querer conocer más a fondo el modelo de desarrollo de Marruecos y la democracia marroquí.
Es sabido que tras su elección para diputado en 2006, el cineasta y político chileno, muy cercano al expresidente venezolano Hugo Chávez, ha estado visitando el santuario del Polisario en Tinduf, y que en uno de estos viajes, en enero de 2007, calificó el conflicto del Sahara de “urgencia diplomática”.
También reveló, en entrevista a la revista “Cosas” de octubre del mismo año, cuando llevaba un año y medio como parlamentario, -suficiente tiempo para “ponerlo en el centro del debate”-, otro compromiso, el de su mujer y Karen Doggenweiler, que estaba “preparando un documental sobre la causa saharaui”.
A Enríquez-Ominami no se le ha criticado por ello. Las críticas sólo le empezaron a llover cuando viajó de Paris a Marrakech, para participar en un  Festival de Cine, porque se entrevistó con miembros del gobierno y dirigentes políticos marroquíes.
Tan fuerte ha sido el disgusto del lobby argelino en Santiago que denunció que la corrupción había “alcanzado las más diversas personas e instituciones” de Chile. “Bueno, ya lo adivinó: el exdiputado Marco Enríquez-Ominami también aparece acusado por corrupción en Chile por estar involucrado en la emisión de Boletas de Honorarios ideológicamente falsas”, escribió un conocido pro-separatista y lobista argelino.
El mismo remachó: “Hace un año atrás (habían transcurrido tres semanas), el exparlamentario Marco Enríquez-Ominami visitó Marruecos y como él había manifestado su opción de reconocer la RASD, se esperaba que fuera a hacer algo en apoyo al pueblo saharaui, pero no era así, ya que él iba a conocer el ‘modelo marroquí de desarrollo’ y manifestó su voluntad de conocer mejor la ‘democracia marroquí’”.
Tengo una enorme curiosidad por saber si el nuevo flechazo no está relacionado con la campaña por los comicios generales del próximo 19 de noviembre. 
Desearía que fuera el exembajador Abdelkader Chaoui quien aclare las dudas por ser él, el diplomático que mejor conoce al político chileno con quien ha tratado desde los inicios de su misión en Santiago, coincidiendo con la campaña presidencial de 2009.