« Antes de olvidar » Primera visita tras la crisis en Cataluña: El rey Felipe VI en Barcelona

0
Imrani Idrissi Hamid

Felipe VI, rey de España, visita  Barcelona hoy domingo para asistir a su cita anual con el Congreso ´Mobile World´. La alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, compartirá con el monarca su inauguración, dada la importancia del evento de proyección internacional y en la que Barcelona es anfitriona, pero ni ella ni representantes independentistas  asistirán a los actos de recepción del rey.

Esta sería la primera visita de D. Felipe tras la crisis en Cataluña y, según la Sra Colau “Una cosa es el respeto institucional y otra cosa es la pleitesía después de lo que pasó con el 1 de octubre”.  Es la respuesta de la alcaldesa en un contexto de aplicación del artículo 155, alegando la falta de empatía cuando el monarca ofreciera, en el clima de tensión  vivido en España, un duro discurso para la defensa de la soberanía española y acusando al gobierno de Cataluña de una “deslealtad inadmisible” y donde fue muy incisivo con sus autoridades, acusándolos de “… venir desde hace tiempo incumpliendo la Constitución y su Estatuto de Autonomía, que es la Ley que reconoce, protege y ampara sus instituciones históricas y su autogobierno” 
Alegaron entonces los representantes catalanes sentirse fuera del discurso ofrecido a toda la ciudadanía y destacaron la ausencia de crítica alguna por parte del monarca a la excesiva carga policial que muchos ciudadanos catalanes sufrieron al defender el referéndum propuesto por la Generalitat catalana, encabezada por Carles Puigdemont.
En esta visita, la Ciudad Condal ´presta´ sus instalaciones, pero sus representantes políticos (ERC, la CUP, Cataluña en Comú,  JxCat) desaparecen de cada uno de los escenarios.  A la cena previa al Congreso también se ha confirmado la ausencia del presidente del Parlament, Roger Torrent.  Felipe VI será acompañado por la vicepresidenta del Ejecutivo Central, Soraya Sáenz de Santamaría y el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo.
Un clima nada distendido, en el que la situación después incluso de las elecciones del 21 de diciembre aún mantiene Cataluña sin un Gobierno autonómico. Una ´cacerolada´ convocada por la asociación catalana Ómnium Cultural, cuyo líder Jordi Cuixart sigue en prisión,  será la que reciba al rey Felipe VI.
El gobierno no quiere tildar a los líderes  catalanes encerrados desde los incidentes del 1 de Octubre de ´presos políticos´. El mismo Roger Torrent, ha recibido duras críticas del Consejo General del Poder Judicial por hacerlo así en un acto institucional. Torrent se reafirmaba en los derechos de los 135 diputados catalanes, incluidos los “presos y exiliados, hasta que estén en casa”.
Enric Millo había solicitado reunirse con el presidente de la Cámara Catalana, pero Torrent  ha declinado el encuentro.  La solicitud que hiciera al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy,  aún no había recibido respuesta, y hasta que así sea no se reunirá con Millo, al que incluso ha pedido mediar para que se celebre la reunión con Rajoy.
Otro asunto en la actualidad de Cataluña  ha sido la petición de asilo político en Suiza de la  ex diputada de la CUP, Anna Gabriel, la sexta figura del independentismo catalán que abandona España. Según el ex diputado de la CUP, Bentet Salellas, al gobierno de España no le ha interesado solicitar la extradición de Anna Gabriel porque dice que “la justicia tiene miedo a la internacionalización del proceso soberanista”.  La propia Gabriel ha afirmado que no se moverá de Suiza, donde estará a disposición de las autoridades. “Yo temo a las autoridades españolas, no a las suizas”, afirmó este sábado en una entrevista con el diario suizo ´Taiges Anzeiger´.
Lo que si es cierto es que desde la aprobación de la Ley de Seguridad Ciudadana, la famosa y controvertida “Ley Mordaza”, se han ido minando paulatinamente las libertades fundamentales en España.  La ley, aprobada por el PP con el beneplácito del PSOE,  hace mucho más difícil la libertad de expresión en las calles, en los medios, en las redes sociales e incluso en el arte. 
El rapero mallorquín José Miguel Arenas, conocido en el mundo artístico como ´Valtonyc´  ha visto ratificado por el Tribunal Supremo el día 20 de este mes, su condena  a tres años y seis meses de cárcel por hacer canciones con unas letras críticas con el gobierno y las instituciones españolas, la corrupción política y el desamparo social.  El Grup de ´Suport Lilibertat Valtonyc´ y ´Alerta Solidària´, emitieron un manifiesto de apoyo en el que se decía, entre otras cosas, “el sistema judicial español sigue metiendo en prisión a quienes defienden la libertad de las personas. Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina esquían en Suiza; la monarquía es obsoleta, corrupta y decadente; el partido que gobierna se ha financiado de manera ilegal; y en el estado español hay 1.400 políticos imputados por corrupción y sólo 87 han sido encarcelados. Y ´Valtonyc´ ha sido condenado a la cárcel por sus canciones”.  El propio rapero se considera preso político y su defensa ha anunciado que recurrirá al Tribunal Europeo de Estrasburgo, pues la sentencia parece “una auténtica aberración”.
El miércoles 21 se retiraba de ARCO, la feria de Arte Contemporáneo que se celebra anualmente en la capital española, la obra ´Presos políticos´, de Santiago Sierra, donde aparecían Junqueras y ´Los Jordis´. Esta decisión parecía provenir del presidente de IFEMA, Clemente González Soler, institución ferial  de Madrid donde se ubicaba la exposición. El mismo director de ARCO, Carlos Urroz,  se mostraba  en desacuerdo con la orden, así como la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que admitía desconocerla.
Una juez de Collado Villalba de Madrid, también el 21 de febrero,  ha prohibido la impresión y comercialización de nuevos ejemplares del libro ´Fariña´, de Nacho Carretero. Desde el Gremio de Libreros de Madrid, se emitía un comunicado respecto a la decisión judicial: “Nuestro más rotundo desacuerdo y unánime disconformidad con la medida”. “No vamos a permitir que salga de las librerías porque esto significaría sentar un precedente intolerable y muy peligroso, no solo porque atenta contra la libertad de expresión, sino porque socaba el derecho a la información y a la cultura de los ciudadanos y ciudadanas. Medidas de esta índole nos recuerdan a un tiempo afortunadamente ya pasado de la historia reciente de este país y cuestionan claramente la fortaleza de nuestra democracia”, concluye.
La revista satírica de periodicidad semanal “El jueves”, que inició su andadura en la transición española, en clave de humor mordaz, habría criticado a lo largo de su andadura  a los políticos y personajes de relevancia del momento, incluso a la propia monarquía española. No ha sido hasta este 2017 cuando un Juzgado de Instrucción, el número 20 de Barcelona, imputaba a su director, Guillermo Martínez-Vela, por un presunto delito de injurias, tras la denuncia del Cuerpo Nacional de Policía. Este hecho que era respondido en un manifiesto firmado por más de cien humoristas, que bajo el ´hashtg´ Humor amenazado, denunciaban el acoso y los límites que se intentaban poner a la profesión, pedían la derogación de la Ley Mordaza y gritaban a favor de la libertad de expresión, en todas sus formas artísticas.
Este 23 de febrero pasaban por el juzgado 14 activistas del movimiento CDR (Comités de Defensa de la República) que se habían concentrado y encadenado ante la sede del  Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para “denunciar al máximo órgano de la injusticia del Estado español”.
Son casos que han llevado hasta a 34 eurodiputados, de varios países, a denunciar a España en la Comisión Europea, al considerar que la libertad de expresión en el estado español se encuentra “bajo amenaza”.
Amnistía Internacional en su reciente informe anual evalúa la restricción de la libertad de expresión en España como “desproporcionada”, el “uso excesivo de la fuerza” contra los manifestantes en Cataluña por parte de las fuerzas de seguridad y tacha de “excesiva y desproporcionada” la prisión preventiva decretada para los encarcelados catalanes. La ONG recoge decenas de casos de tuiteros procesados. “Alzar la voz se ha vuelto cada vez más peligroso en la redes”, criticaba Esteban Beltrán, director de AI en España.
El New York Times también se hacía eco y advierte del creciente riesgo de la falta de expresión que amenaza las libertades y la democracia en España.
Los mismos que hace años levantaran sus voces en contra de la dictadura y en pro de la libertad y los derechos sociales, lo hacen de nuevo, pero ya con sus cabellos blancos. La subida de las pensiones un 0,25% ha sido un insulto que los mayores españoles no están dispuestos a aceptar, y menos cuando de ellos dependen hijos parados con cargas familiares, todo un cuadro de despropósitos para un país desarrollado. ´La hucha´ de las pensiones ha sido vaciada en los últimos años con la excusa de la crisis, pero se han rescatado a múltiples entidades bancarias por cifras multimillonarias.
Cuando el 50% de la riqueza de España descansa en unas pocas manos, es difícil hablar de igualdad y justicia social. Los recortes en educación y sanidad son otro ejemplo de injusticia ante los costes desorbitados en infraestructuras abandonadas.
El gobierno del Partido Popular está dando unos críticos y criticables pasos hacia un endurecimiento mayor de las penas aplicables ya en España:  “la prisión permanente revisable”, acordada en el último Consejo de Ministros, el pasado viernes 16 de febrero.  Según Eurostat,  la Oficina Europea de Estadística, sin llegar a superar en número de delitos a los de la media europea, España tiene unos índices medios en tiempos de condena casi 3 veces superiores. Según estos datos, en otros países europeos, la mitad de los presos españoles debería estar en libertad.
Analizando las consecuencias de tales censuras, curiosamente, ´Valtonyc´  ha alcanzado un gran ranking de popularidad debido a esta condena.  ´Fariña´ dispara sus ventas hasta agotarse en las librerías y alcanzar hasta los 1000 euros el ejemplar en la reventa. La obra ´Presos políticos en la España contemporánea´ ha visto amplificada su impacto y al precio de 80.000 euros, se confirma que ya ha sido vendida.
Pero la tensión hace que ´se meta la pata´: 6 policías nacionales se presentaban el 22 de febrero en el parque donde se estaba grabando para La Sexta Tv un sketch,  tras el aviso de un vecino de la zona a la policía, anunciando que Puigdemont estaba siendo entrevistado. El actor cómico Joaquín Reyes, caracterizado como el ex presidente catalán, era el causante de tal lío.
El humor ganó en ese momento, el  humor que siempre ha caracterizado al pueblo español y que prefiere la mayoría de sus gentes.  Lamentablemente ahora es el temor el que está tomando posición en una España que,  habiendo ganado una  libertad y unos derechos  que no les han sido regalados, no merece ver cómo se vulneran.  Y más aún en estos momentos en los que la democracia estaba alcanzando su madurez.