« Antes de olvidar » REPORTAJE La Comunidad Urbana de Tánger traspasa el Palacio Alava Esquival por un dírham simbólico Por M.Gharbi.-Redacción de Tánger

0

 

Infomarruecos/Conacentomarroqui

   Según el semanario tangerino “La Depeche”, el consejo de la Comunidad Urbana de Tánger, aprobará en su sesión de este mes, Febrero 2018, la decisión de traspasar el edificio conocido  como “Palacio Álava Esquival”, propiedad de la ciudad de Tánger en la localidad española de Vitoria.

     El traspaso será por un dírham simbólico al ministerio marroquí de exteriores, para transformarlo en un centro cultural y turístico bajo el nombre de “Casa de Marruecos”, con el objetivo de promocionar la cultura y el turismo de Marruecos.  
    La misma fuente había informado en el pasado mes de octubre 2017 de que hubo una reunión donde asistieron el representante de la Comunidad Urbana de Tánger, el representante de la Wilaya de la Región de Tánger-Tetuán-Alhucema, además de representantes de la Dirección de las propiedades públicas y el ministerio de Asuntos Exteriores. En esta reunión se estudió las posibles fórmulas para activar este traspaso.
    En nuestra edición del 21 de febrero del pasado año 2017, de Infomarruecos, habíamos informado de que  la prensa local de vitoria “El palacio de los Álava-Esquível, en la calle Herrería, de la localidad española de Vitoria, se ha convertido en un auténtico peligro para los viandantes que caminan por el Casco Medieval. Las continuas denuncias de su mal estado y los desprendimientos que amenazan a los vecinos y paseantes son de sobra conocidos por todos los vitorianos, así como las reclamaciones a su actual dueño, el Ayuntamiento marroquí de Tánger”.
Recorrido Histórico
    El Palacio  fue edificado en el siglo XV y a lo largo de su historia albergó a la influyente familia de los Álava. “Llegado el siglo XX, su propietario fue Ignacio de Figueroa y Bermejillo (1892-1953), II duque de Tovar, además de otros títulos nobiliarios, que murió soltero y sin descendientes. Mientras su hermano Alfonso de Figueroa y Bermejillo (1897-1968) heredó el ducado de Tovar, para convertirse en el tercer duque de esta casa, Ignacio dejó su patrimonio en usufructo a su hermana María Cristina -que fallecería un año después-, pero declaró heredero universal de sus bienes al ‘National Cancer Institute’ de Estados Unidos y en caso de que no aceptara la herencia, ésta debía pasar a la ciudad de Tánger”.
El duque de Tovar cayó herido en la guerra de África donde recibió muchos cuidados y dedicación por parte de los tangerinos hasta lograr su recuperación. Tantas atenciones debieron conquistar al donostiarra hasta el punto de fijar en esta localidad su residencia y de contribuir, tras la guerra, al resurgimiento de esta ciudad. Desde entonces y hasta su muerte en 1953, Ignacio de Figueroa fue un enamorado de Tánger.

Según los hechos históricos “Ello explica que declarara heredero universal de sus bienes al Instituto Norteamericano del Cáncer y, en caso de renuncia, a la Administración municipal de Tánger. Y así sucedió. El instituto norteamericano renunció a la millonaria herencia, por el alto coste impositivo que le iba a suponer ser el dueño de una gran cantidad de inmuebles repartidos por la localidad marroquí y por varias ciudades de España, por lo que la propiedad del palacio de Álava-Esquível y de otros muchos edificios recayó en la Administración municipal de Tánger”.

Uno de los requisitos de la herencia del duque fue que su patrimonio se destinara a la construcción de un hospital, y así se hizo por parte de las autoridades de Tánger que levantaron un centro hospitalario con el nombre de ‘Duque de Tovar’ y que continúa en funcionamiento en la ciudad marroquí del estrecho.

En este panorama, y después de solucionar el problema de la propiedad através de que el ayuntamiento de Tánger pagara sus deudas, éste acometerá actuaciones menores en el palacio Álava-Esquivel, previas al proyecto de rehabilitación integral que los representantes tangerinos se han comprometido elaborar, ya que ellos mismos han expuesto su conocimiento más profundo de las circunstancias del inmueble”.

De hecho, en fechas recientes ya se ha producido un nuevo contacto en una reunión técnica en la que participó el propio Cónsul de Marruecos acompañado del Jefe de la División Urbanística del Ayuntamiento de Tánger y de un arquitecto tangerino con los técnicos municipales y representantes del estudio técnico de Vitoria-Gasteiz.

En unas notas de prensa publicadas por 
Itziar Gonzalo « la decisión de abordar la rehabilitación del edificio de una manera más seria, con un seguimiento permanente, para lo que ya se han tomado las siguientes decisiones: elaboración del proyecto de rehabilitación integral del edificio realizando en paralelo un informe más exhaustivo de las patologías que contiene el edificio e identificando las aquellas actuaciones que de manera inmediata deban ser atendidas, como la reparación del desprendimiento del falso techo en uno de los pisos o los problemas causados por una  bajante de fecales, entre otros”.
Además, en aquella reunión se cerró la decisión de abordar en una primera fase la rehabilitación de la cubierta para evitar las posibles patologías derivadas de la misma, dando una mayor protección a la totalidad del edificio.
Vitoria exige a Tánger realizar las mejoras del palacio Álava-Esquível
     Bajo este título, el diario digital “Noticias de Álava” publicó el martes 21 de febrero 2017, algunas novedades sobre este penoso problema que duró  décadas “El Ayuntamiento de Vitoria ha trasladado a la ciudad marroquí de Tánger, como propietaria del palacio Álava-Esquível, los plazos y condiciones que debe cumplir para afrontar las obras de reforma que contribuyan a paliar el deficiente estado de conservación del histórico edificio, ubicado en la calle Herrería. Desde la capital alavesa se ha establecido el inicio de esas labores para “antes del mes de septiembre”, según desveló ayer la responsable de Urbanismo, Itziar Gonzalo, durante la celebración de la comisión de su departamento”.
    En este sentido, se concretaron los plazos que se han dado a la municipalidad de Tánger para que “antes del 16 de marzo 2017 presente el contrato de un arquitecto que se encargue del proceso de rehabilitación del edificio”. Una vez que tenga esas dos premisas, deberá presentar el citado proyecto de intervención a fin de tener también “antes del 30 de junio 2017” la correspondiente licencia municipal para las obras que se vayan a desarrollar en el vetusto palacio.
     Ahora se espera que el ayuntamiento de Tánger  asuma las tareas y trabajos a llevar a cabo para apuntalar y corregir el estado del edificio. “En caso de no acometer esas necesarias labores, se verá obligado el Ayuntamiento gasteiztarra a “iniciar la ejecución subsidiaria y la licitación” correspondiente de los trabajos para reclamar después a su verdadero propietario los gastos originados, con el consiguiente trastorno económico y legal para las arcas municipales”.
    Este edificio, catalogado como Bien Cultural, está ubicado en el corazón del Casco Medieval, es propiedad de la ciudad de Tánger, y a ella corresponden los gastos del mantenimiento del palacio que se encuentra en un evidente estado de deterioro. Como ya avanzó DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA el pasado 8 de febrero 2017, los propios vecinos lamentan el estado de esta edificación, al tiempo que señalan que, a la hora de llevar a cabo estos trabajos, sea requerida su participación para ese fin.
CASA ALAVA-ESQUIVEL
Territorio: ÁLAVA
Municipio: VITORIA – GASTEIZ
Barrio / Entidad: CASCO HISTORICO
Calle: HERRERÍA 24 – 26 / ZAPATERIA S/N
Periodo general: Edad Moderna
Siglo: XVI
Estilo: Gótico – Renacentista