Buenas noches Marruecos Marruecos y su rey Propios (argelinos) y extraños (españoles)

0

Leyendo esta tarde el articulo del argelino Samir Karam en “Algeria Times” con el irónico titulo “El rey (Mohamed VI) y el despreciado calvo (el argelino Ismael Charqui nuevo-viejo comisario para la Paz y la Seguridad en la UA) me quedé asombrado.

¡Aun hay conciencias, Baldomero! Pero mucho me temo que no muchas en España. Verán:

Contrariamente a lo que hace Argelia con las plumas en España, el autor del artículo ni fue sobornado ni solicitado por Marruecos. Como diría Boffon: “el estilo es el hombre” y muy a menudo los regímenes. Total un periodista argelino que destaca las virtudes del rey de Marruecos y los defectos de su país y pilares de su régimen.

Pero no es eso lo que atrajo mi atención, sino su exhaustivo análisis a la coyuntura, tras el discurso del rey Mohamed VI ante la 28 Cumbre de la Unión africana en Adis Abeba.

Para él, argelino pero objetivo el discurso real ha sido magistral. Una obra de arte pero al mismo tiempo una lección de modestia, de sinceridad, de objetividad y de verdaderos sentimientos humanos.

A Samir Karam le sorprende como las autoridades de su país presentan una incalificable derrota en Adis Abeba de “victoria” cuando, durante meses ha dilapidado auténticas fortunas combatiendo justamente lo que la UA ha llegado al final: admitir la vuelta de Marruecos.

“Todo el mundo se ha precipitado a felicitar al rey de marruecos por su magnífico discurso”, escribe Karam… todo, menos Ismael Charki “probablemente porque recibió previamente instrucciones para vedar la nobleza y la buena conducta”.

Luego esta muy ilustrativa frase: “El Polisario nos cuesta lo que no podemos y ahora, tras la vuelta de Marruecos a la UA, parece como si fuera un condenado a muerte en espera de la ejecución de la sentencia”.

O sea: su expulsión de la UA.

Solo quedan los españoles que siguen insistiendo en que, aunque “vuela es una cabra”. Pero, personalmente lo entiendo. Los pocos petro-dinares que aun quedan hacen la diferencia.

¡Solidaridad… cuantas desfachateces se cometen en tu nombre!

 

ا

 

 

 

 

 

«