Buenos días Marruecos EE.UU/Marruecos Trump y nosotros  

0

Marruecos, según fuentes concordantes en su cancillería, espera mejorar considerablemente sus relaciones con Estados Unidos con un  presidente republicano en la Casa Blanca.

La victoria de Donald Trump es, a este título para Rabat, una buena noticia. Habitualmente el Reino se comprende mejor con un presidente republicano, tanto más que no solo se ha hecho con la presidencia, sino también con las mayorías en el senado y en la cámara de Representantes.

En Marruecos las elecciones presidenciales en Estados Unidos han estado muy seguidas por la clase política. Como en Europa, y muchos otros países occidentales y asiáticos, Marruecos; indicaba ayer “Yabiladi”  apostaba por la candidata Clinton, contribuyendo en ello los lazos que existen desde hace anos entre el difunto Hassan II y la monarquía y la familia Clinton. Pese a lo cual la victoria del republicano Donald Trump no es ni mucho menos una mala noticia, habida cuenta de las asimismo excelentes vínculos entre los republicanos estadounidenses y Marruecos.

A titulo de ejemplo, con Roland Reagan Estados Unidos habían consentido proporcionar armas a las FAR para defenderse de los ataques de la banda del Polisario. Y tras una corta travesía del desierto con Jimmy Carter (Demócrata) debido, justamente a una disminución de venta de armas a Marruecos pero durante la visita oficial del difunto Hassan II a la Casa Blanca en 1982 con Reagan todo volvió a entrar en orden entre los dos países.

Con incluso Georges Bush quien sucedió a Reagan y quien presentaba a Marruecos “como modelo para el resto del mundo árabe” las relaciones marroquíes estadounidenses han conocido un espectacular refuerzo.

Los republicanos acuerdan una atención particular a las inquietudes de Marruecos. En cambio, la sensibilidad de los demócratas a las cuestiones de derechos humanos envenenan, muy a menudo, las relaciones entre ambos.

En la casa Blanca, Donald Trump no será aislado. Contrariamente a su predecesor demócrata, Barack Obama, tendrá el senado y la Cámara de representantes controladas por los republicanos. Y es, precisamente punto de satisfacción para Marruecos.