Buenos días Marruecos El por qué de la morofobia de ER (Cataluña): “Moros” prêt-à-porter  (Articulo de archivo actualizado) Said Jedidi

0

 En su egocentrismo intelectual (y muy a menudo histórico) que, cuando se trata de Marruecos o de los marroquíes (y de los musulmanes en general), roza la indecencia, la mayoría de los cronistas españoles contemporáneos tratan de moldear a su gusto y al antojo de sus intereses “morófobos” la historia de la península y el destino de quien haya tenido la desgracia de vincularse a ella.

 La actitud de la Izquierda republicana para con Marruecos y sus causas justas (recientemente en el Parlamento haciéndose abogado del diablo) y otras fuerzas catalanas de izquierda o se autodefinen como tal, resulta paradójica cuando no inmoral y casi, me atrevería a calificar, de peculiar manera de comprender la historia de su pais en este caso de su región

¡Qué horror!…

¿Por qué?

Sencillamente porque la izquierda española y más particularmente la catalana sabe pertinentemente que, sin los regateos políticos y las fobias a perder el poder de los dirigentes españoles de la época,  aquellos “moros” de la guerra civil española, hubiesen podido cambiar el destino de la España contemporánea como lo hicieron durante ocho siglos en Al Ándalus.

La posición de esta izquierda catalana, casi un siglo después sigue tan errónea como lo había sido siempre respecto a Marruecos y al colonialismo español que había padecido y que había arrastrado a algunos de sus hijos más vulnerables por la pobreza y la precariedad a una guerra que ni era suya ni tenían deber o derecho moral y sobre todo religioso de emprender.

Un poco de historia…poco”común”:

Con los primeros ruidos de sables de los nacionalistas entonces aún en estado embrionario, pero constituyendo una seria amenaza contra el poder republicano en la Península en el protectorado español en el norte de Marruecos, Pierre Besnard, secretario de la AIT en Paris viajó a Barcelona para exponer al Comité Regional de la CNT de Cataluña y a los miembros de esta organización en el Comité Central de Milicias Antifascistas que “ la única manera de sacar a la revolución española del cenagal….”(1) consistía en volver a recurrir como lo hizo esta misma república antes, en Sevilla para sofocar la llamada Sanjurjada a los “ moros” ( Durante el movimiento del 10 de agosto, el gobierno republicano español hizo venir de su protectorado en Marruecos a unidades de las llamadas Fuerzas Indígenas: marroquíes, lo que indujo a Emilio Mola a comentar que “ los periódicos que en diciembre de 1930 pusieron el grito en el cielo en agosto de 1932 callaron”(2).

“Besnard- según el célebre historiador anarquista Abel Paz- les expuso en detalle un plan para sublevar las tribus de Marruecos (protectorado español ) , coordinándose esto con una revolución en Portugal, potencia aliada a Franco”(3).

O sea: acabar con Franco antes de atravesar el Estrecho y nadie mejor que los “moros” para hacerlo.

El revolucionario francés trató infructuosamente de convencer a Largo Caballero para que hiciera una declaración pública, por la cual el gobierno republicano español acordaba la independencia al Rif y a todo el protectorado español (4)

En diciembre de 1933, García Oliver recibía en Barcelona a “una primera delegación enviada por el CAM (Comité de Acción Marroquí) dirigida por el joven Abdeljalek Torres”.

El dirigente anarquista catalán proponía, en nombre del Comité Central de Milicias: “armamento y dinero para promover una sublevación general en Marruecos contra los militares de Franco….” (5)

De haberse llegado a un acuerdo (y no se llegó debido única y exclusivamente a profundas divergencias hispano-españolas), Franco nunca hubiera irrumpido o por lo menos, pasajeramente en la historia de España. Pero discrepancias entre la cúpula republicana impidió otro curso de los acontecimientos.

Indiscretamente, en España cualquiera que fuera el color del mandatario de turno siempre se recurrió a este “moro” que los vencedores callan pero los vencidos condenan, detestan y persiguen sin piedad.

Se trata de un episodio poco conocido de la “solicitud” marroquí para corregir el tiro…histórico en su vecino del norte que no solamente no ha sido correspondido, sino mal valorado, peor transmitido y visceralmente manipulado.

Es más:

Durante toda la guerra civil española, los “moros” estuvieron, aunque en los manuales escolares e incluso universitarios y en la memoria colectiva de los españoles figuran de otra manera, en los dos bandos. Unos arrastrados por los nacionalistas, otros seducidos por ideales revolucionarios, especialmente del anarco-sindicalista Buenaventura “ Durruti” como lo demuestra la organización de la columna que lleva su nombre en la que en los llamados grupos Autónomos, el Grupo Internacional ( franceses, alemanes, italianos, MARROQUÍES, ingleses y americanos) que dirigía el ex capitán de artillería francés llamado Berthomieu, los “ moros” republicanos eran objeto de sublimes elogios de los jefes militares pero eclipsados por “ mal entendimientos amistosos”.

De hecho, la mayoría de los miembros de una brigada formada exclusivamente por marroquíes “republicanos” dependiente de esta columna, dirigida por el escritor y político francés y entonces aviador André Malraux siguen hasta ahora enterrados en las cercanías de Zaragoza sin que nadie buscara rendir ni un sólo grano de homenaje póstumo a estos “moros” de la banda de los vencidos.

A Zaragoza o al charco… moruno.

“Moros” en los dos bandos. “Moros” engañados y “moros” convencidos, pero en la memoria de España sólo cabe la barbarie de unos y la torpeza de otros.

¡Historia… cuántas demencias se cometen en tu nombre!

 

NOTAS.

1.-Abel Paz: Durruti (Editorial Bruguera-1978, Pg. 407)

2.-General Emilio Mola: Memorias (Editorial Planeta-Pg. 259)

3.-Abel Paz: Durruti (Pg. 437)

4.-Folleto editado por el C.P de la FAI, Sevilla, 1935

5.-Memorias de García Oliver