Buenos días Marruecos Memooria disciola : Andalusies sin Andalus

0

                                                                        SAID JEDIDI

(Actualizado. Publicado en “Identidad Andaluza” del legendario Ali Manzano)

Como se sabe, e l Gobierno español aprobó hace anos en consejo de ministros un proyecto de ley (Código civil con el simple visto bueno de un rabino) que facilita la naturalización de los judíos expulsados del país en 1492 (la Inquisición con los musulmanes andalusíes aunque éstos no benefician, nunca beneficiaron de tan insigne privilegio) y que permitirá a miles de ellos postular a la nacionalidad española.

Entre la proximidad y la promiscuidad no hay más que un ápice o menos. En lo que podríamos llamar “identidad andalusí” demasiado injusta, casi asfixiante, infinitamente menos. Ironía del destino: nunca ha habido-nunca habrá ningún desarrollo de fenómenos de concurrencia.

 Magrebíes ( esencialmente marroquíes pero también argelinos y en parte tunecinos) de origen andalusí y orgullosos de serlo y sefarditas que se agarraron a éstos pero con el paso de tiempo cosecharon todos los frutos, viven con su pasado incrustado en su memoria y el amor de su tierra andalusí o andaluza en su sueño eterno.

Quiera España o no, son, de padre a hijo, andalusíes de pura cepa a pesar de las múltiples inquisiciones de las que fueron/sin objeto.

 Los primeros con aún sus títulos de propiedad, sus bagajes identitarios y hasta las llaves de sus casas en Granada o en Jaén, se limitan a expresarse en el vocabulario de la pasión como si tantos siglos y tanta ingratitud no resultaron ( no pueden resultar ) suficientes para hacerles olvidar “su” tierra y “su” sueño.

 Pero ellos… ellos… ellos andalusíes hasta la médula. Para siempre, de padre a hijo y de hijo a nieto nunca reivindican nada…

 “Aquello” fue un paraíso y pesadilla sigue siendo…Para los andalusíes musulmanes.

 El andaluz Manuel Chávez recuerda que en los años 50 tenía en su colegio Nuestra Señora del Pilar de Tetuán a muchos amigos andalusíes…

 Ahora, el entonces pequeño Manolo ha crecido y de su Tetuán “natal” pasó a la Sevilla de “adopción” donde ejerció  altos cargos, entre ellos el de Presidente de la Junta de Andalucía, Sigue sin conocer el destino de sus amigos Paez, Lukhash (Lukas) Bargash (Vargas), Moreno, Molin (Molina) o Torres. Pero debido a la importancia de sus funciones, sabe pertinentemente que nunca han sido objeto de la menor solicitud de la Junta que presidio ni de nadie en esta Andalucía ingrata… su, a pesar de los pesares, su Andalus.

 Pasto de injusticia y de exclusión, algunos, como Barba Roja se echaron desde la Uedaya (Rabat) al mar.

 El Sr. Chávez y otros símbolos de la Andalucía muy cristiana sólo han tenido-tienen tiempo y memoria para los safarditas pese a que éstos se fueron a otras partes usurpadas desde los países de Paez, Torres y Molina.

 No obstante, sólo en Tetuán, Fez, Chauen, Salé o Rabat se recuerda aún aquella inquisición que significó la primera y la más injusta de las guerras civiles españolas que borró “para siempre” la memoria de una España plural pero diferente a lo que contemplaba-contempla el clérigo.

 La audacia provocadora de esta Inquisición y de las posteriores inquisiciones “étnicas” (que no acabaron hasta ahora) se encargaron de imponer la variedad del argumento.

 El proselitismo de unos, a pesar de su acto de fe en la singularidad y su lejanía y la resignación de otros pese a su derecho y su proximidad geográfica y “étnica”, constituyen una anomalía que nadie estigmatizó ni siquiera las sucesivas Juntas de Andalucía y sus predecesores centros de poder en Al Andalus o Andalucía.

 Reflejo lamentable de una sociedad (cúpula) que crea hijos ideales que consagran su historia a borrar memorias y…desocializaciones permisivas.

 Una vez, en Baena ( provincia de Córdoba ) en el marco de una visita de “ información” que el gobierno español (PSOE) organizó a una delegación de periodistas marroquíes por algunas ciudades del país vecino, una de nuestras incontables sorpresas fue cuando el cura de la parroquia de dicha localidad trataba, pruebas en mano,  de explicarnos, el origen del nombre de Baena.

 Para ello el religioso nos enseñó un arsenal de archivos y de documentos en que se basó para escribir, ni más ni menos, que cuatro enormes tomos, esbozando en términos medio enigmáticos, medio xenófobos todas las civilizaciones “ de la región con, incluso, sus correspondientes etapas de exogamias, endogamias y monogamias…

 Todo… todo menos el verdadero origen de la palabra Baena, que es “desgraciadamente” árabe.

¡Nadie es perfecto! diría un incrédulo…

 Todo un ejercicio de un derecho de veto, envuelto en una tónica, disfrazado de religión y que olía extrañamente a visceral ingratitud.

 Y de repente…

 -Padre, le dije

 – Si.

 – En Marruecos tenemos un refrán que dice: “le preguntaron: ¿Dónde está tu oreja? Y respondió, indicando con la mano derecha la oreja izquierda.

 – ¿Qué quiere decir?

 – Quiero decir que Baena significa en árabe espacio que la vista abarca, linde o confine. O sea el nombre es árabe y Usted, padre, no lo encontró hasta ahora porque para encontrar algo que se busca se debe conocer este algo.

 Mecánica regida que transforma la insolencia hacia el pasado propio en un elogio o un canto de/a la locura.