Campamentos de Tindouf A cal y canto Khalil R’Guibi

0
En Tindouf pero convergiendo sus tristes miradas hacia su pais: Marruecos

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

Parece que  o va a ser fácil, desde ahora en adelante, salir de estos campamentos. La cúpula del Polisario o lo que queda de ella aun en Tindouf así lo ha decretado hace días después de constatar que ni uno de los que han salido en semanas anteriores ha vuelto ni ha dado señal de vida…. Incluidos algunos miembros de la dirección y otros considerados aquí como “mimados” por las autoridades argelinas que, dicho sea de paso, se han hecho cargo de todo… absolutamente todo.
Como de costumbre, este “boleto simple” suscita la ira de los argelinos que no se olvidan de ninguno de sus humillantes insultos contra los dirigentes del Polisario, que en frente de éstos, parecen pequeños gatos domésticos.
Total: nadie puede salir de los campamentos “hasta nueva orden”. Una orden que debe venir de Argel, que durante las últimas semanas no contacta a los dirigentes del Polisario más que para insultarlos o reprocharles su “inutilidad” recordándoles que “no sirven para nada”.
Una nueva relación se instala en esta dirección prohibida Tindouf-Argel que no deja aquí a  nadie indiferente. “Si no nos quieren, que nos dejen ir a nuestro país: Marruecos”, gritaba una mujer a la que se le tapaba la boca en su instante de histeria.
¡Pánico en Tindouf!