Campamentos de Tindouf En vísperas… Khalil R’Guibi

0
campamentos de Tindouf o la gran estafa del régimen argelino

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

En los campamentos no pocos creen que viven en vísperas de un “gran acontecimiento”… un feliz desenlace… n fin de su pesadilla… una cita con la patria… con la familia… con la tierra y con la identidad.

Ya ni Argelia defiende al Polisario. La protección y el apoyo se esfuman como espuma. Las “mudanzas” de las familias de los responsables es un buen signo. El País Vasco en España conoce, desde hace semanas una diaria y masiva afluencia de las familias de los altos dirigentes del Frente a los que se les ha soplado “algo”. El resto debe adivinar, suponer e imaginar. La reciente Cumbre de Abiyán ha sido el botón de muestra. Una aventura sin día siguiente. Un salto en el vacío que ha durado 42 años aunque nadie lo debe pensar.
¿Qué debemos hacer? Esperar como hace cuatro décadas… esperar instrucciones desde Argel. Esperar lo que nos digan hacer. En espera nadie lo debe  pensar ni encarar. La vida debe seguir s curso de espejismo y de sueno negro.
La gente ya ve, escucha, huele el olor de su tierra y de su país: Marruecos. A los argumentos del Polisario, la gente hace oído de mercader. No hay impostura que dure mil años. La de la población de estos campamentos de Tindouf tampoco.
Manan será otro día… el mañana se forja. Se debe ser dueño de su destino. Marruecos está cerca pero algo se debe hacer.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here