Campamentos de Tindouf Incertidumbre mortal Khalil R’Guibi

0
En Tindouf pero convergiendo sus tristes miradas hacia su pais: Marruecos

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

Ni vienen… a tiempo o no, las instrucciones de Argel, ni en la  cúpula del Polisario hay quien se atreva a decidir.
Desde hace semanas, u n silencio fúnebre planea en estos campamentos donde nadie sabe sobre qué pie debe bailar. Los que no “tragan” a Argelia y su hegemonía, creen que el régimen argelino está preparando “algo desagradable”. Desde la cúpula polisarista se niega esta suposición, explicando que se trata “de coyunturas que se imponen”. Entre unos y otros, para la inmensa mayoría de esta población despojada de todo hasta del derecho de saber algo sobre su destino, se trata de una situación caótica que no inspira tranquilidad ni confianza. La amenaza de víveres o su retirada es la nueva respuesta de los máximos responsables del Frente, entre los cuales muchos han desaparecido sin dejar rastro ni explicaciones para sus familias.
Tanta es esta incertidumbre que casi nadie sabe a ciencia exacta de qué está hecho el mañana… ni siquiera esta tarde. Lo trágico es que nadie sabe, nadie habla, nadie tiene nada que decir…
La ley del silencio….