Campamentos de Tindouf ¡Intolerable! Khalil R’Guibi

0
En Tindouf pero convergiendo sus tristes miradas hacia su pais: Marruecos

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

Las poblaciones de estos campamentos han perdido la última esperanza en esta cúpula del Polisario que viene hoy con una “noticia” antes de “aconsejar” olvidarla al día siguiente.
Imaginarias victorias, alucinaciones en torno a posturas y una aplicación ciega de lo que sirve única y exclusivamente los intereses estratégicos del mentor argelino.
¿Y las poblaciones de los campamentos?
Son la última de las ultimas preocupaciones de los dirigentes polisaristas, muy especialmente con Brahim Ghali y sus 40 ladrones.
La coacción, la intimidación, la amenaza, el chantaje y el triste recuerdo de lo que paso a X y a Y. Las organizaciones y organismos internacionales tienen  las miradas en otra parte. Aquí se sufre, se calla y lamenta. Tindouf se ha convertido en el lugar más misteriosas para los obscuros negocios, el narco-trafico, el contrabando y una población rehén de incontroladas bandas que obran en el espacio más sucio del mundo.
Nadie sabe a ciencia exacta a qué juega Argelia con colocar a su Polisario fuera de la ley. Y es que el Polisario es una cosa y esta población de los campamentos, otra diametralmente distinta y opuesta.
Se puede o no se puede, pero la dignidad no se vende y esta población aun tiene dignidad que no tardará en postrarlo a los que desean despojarla de esta dignidad.