Campamentos de Tindouf: Peor que un crimen, es un error… Khalil R’Guibi

0
En Tindouf pero convergiendo sus tristes miradas hacia su pais: Marruecos

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

En la época del ex “presidente” de la banda del Polisario, el difunto Mohamed Abdelaziz, tanto él como sus principales próximos colaboradores, muchos de los cuales han desaparecido misteriosamente mientras que otros fueron descartados, se había llegado, sin confesarlo públicamente, a la realista conclusión de que no habían absolutamente ningunas perspectivas para esta prefabricada “causa saharaui”.
“Otros”, entre ellos el actual mandamás Brahim El Ghali se levantaron con el explicito apoyo argelino contra el difunto “presidente” y sus próximos colaboradores, iniciándose una guerra fratricida que culmino con la muerte del “presidente” y el nunca explicado destierro de los que compartían su opinión sobre las perspectivas de la “causa”.
Hoy, se ha vuelto a reeditar el “criterio” y hoy se ha vuelto a preguntar por algunos desaparecidos misteriosamente. Tanto que no pocos en los campamentos se preguntan si Ghali es saharaui o argelino, si está con nosotros o con la anquilosada dictadura militar argelina, que apenas enterada de un pequeño gesto del presidente Boueteflika con el rey Mohamed VI sobre la UMA, comenzó toda una serie de sabotajes y de zancadillas. “En el asunto hay miles de millones” comentaba un anciano.
Mientras tanto en estos campamentos de la vergüenza, nadie ignora que Brahim Ghali ha vendido su alma al diablo y ya no le interesa ni de cerca ni de lejos los saharauis o lo que tuviera que ver con ellos. El hombre se ha argelinizado. “Que los demás la apañe como puedan o como quieran”.