Campamentos de Tinduf El momento de la verdad Khalil R’Guibi

0
el espíritu tribal ha vuelto con todo su rigor y domina todas las acciones y maneras de actuar. Los campamentos de Tindouf viven los peores momentos de su prefabricada existencia

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

Los campamentos ante su destino. El lunes pasado Uruguay, uno de los últimos “aliados” de Argelia en el Consejo de seguridad cogió sus maletas y regresó a Montevideo, siendo remplazado, justamente por Perú que el Polisario recuerda por el trato a una de sus peregrinas en el universo separatista.
Casi simultáneamente en Valparaíso (Chile), basándose en las resoluciones pertinentes del Consejo de seguridad de Naciones Unidas, la cámara de diputados chilena apoyaba casi por plebiscito la propuesta de autonomía en el Sahara de Marruecos.
Uno y otra constituyen dos nuevos botones de muestra de que ya va siendo tiempo de dejar de mentir a las poblaciones de los campamentos y darles la ocasión de hacer la diferencia entre la existencia (ellas solo existen) y la vida (sus hermanos en el Sahara marroquí viven).
En Tindouf la legendaria inteligencia saharaui casi está averiada.  Nunca antes los saharauis fueron tan ingenuos como para crear el espejismo propuesto por Argelia y sus milicias vende patrias.
El momento de la verdad…
Una verdad que ni necesita que sea mago ni genio: 42 casi 43 años e falsas promesas, abstractas ilusiones y una exclusión y pobreza extremas.
 
Al final se está en el punto de partida o incuso antes.
Teniendo un país: marruecos  hermanos, marroquíes nunca fu necesario mendigar…