17 C
Rabat
14UTC31lundi20182018-05-21T05:13:14+00:00 lundiUTC(0C_UTC0MaiE, "UTC14_Est");
Inicio Crónica internacional Cataluña: Intento de desbloquear la situación, pero lejos está la solución Imrani...

Cataluña: Intento de desbloquear la situación, pero lejos está la solución Imrani Idrissi Hamid

0
Hamid El Idrissi El Imrani
  • Más de 80 días han pasado desde que se celebraran los comicios en Cataluña y la autonomía sigue sin gobierno.

    A inicios del mes de marzo, el ex presidente de la Generalitat de Catalunya,  Carles Puigdemont, aún en el exilio, anunciaba retirar su candidatura en aras de Jordi Sànchez, presidente de la Asamblea Nacional Catalana, ANC,  y número 2 de Junsts per Catalunya (JxCat) que permanece en  prisión preventiva desde el pasado 16 de octubre.
    La decisión ha sido consensuada  por JxPCat y Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), si bien el partido antisistema Candidatura de Unidad Popular, la CUP,  ha preferido abstenerse. El Presidente del Parlament Roger Torrent iniciaba el primer lunes de este mes, la ronda de contactos para la investidura.
    “Es un gran honor y una enorme responsabilidad” tuiteaba el propio Sànchez desde la prisión de Soto del Real de Madrid, ante la posibilidad de convertirse en el nuevo Presidente de la Generalitat.
    El ex presidente Puigdemont argumentaba su decisión para que las instituciones catalanas dejen de estar gobernadas bajo el “autoritarismo del 155”. Anunciaba también que había presentado  “una demanda contra el Estado español ante el Comité de los Derechos Humanos de Naciones Unidas”.
    Con la sospecha de que se produjera un veto judicial a la investidura del número dos de JxCat, Puigdemont advertía del error que supondría, aparte de considerar la decisión como “un delito. »
    Y es que en la misma mañana del 6 de marzo, Jordi Sànchez solicitaba al Tribunal Supremo (TS) y al Tribunal Constitucional (TC)  su petición de libertad para poder acudir al pleno donde sería investido, cuya convocatoria era firmada por Torrent  y convocado el pleno para el próximo lunes 12 de marzo. También presentó un recurso de amparo contra la orden de prisión preventiva el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart.
    El Juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena,  basándose en el riesgo de reiteración delictiva, denegaba  este mismo viernes el permiso a Sànchez para acudir al Parlament para la investidura además de rechazar su puesta en libertad.
    “El auto por el que se deniega la libertad… es ´de traca´. Habla de violencias, que no imputa (porque no le son imputables) a Sànchez. Sigue sin aparecer el alzamiento, elemento capital en la rebelión. Sin éste no hay rebelión (delito por el que está encarcelado)” tuiteaba  un catedrático de Derecho Penal en las redes.
    Ante la negativa del Supremo , la defensa de Sànchez  tenía  preparada la demanda  que presentar ante el  Tribunal Europeo de Derechos Humanos, pero tiene que esperar hasta el lunes para cursarla, al encontrarse cerrado el fin de semana.
    Ante la negativa del magistrado Llarena y en espera de que el Tribunal de Estrasburgo resuelva su petición de excarcelamiento  y el poder ejercer sus derechos políticos, el President del Parlament ha optado por aplazar el pleno de investidura que se iba a celebrar a las 10 de la mañana del próximo lunes. Torrent “agotará todas las vías para defender los derechos de los diputados y la soberanía del Parlament.”
    Es la segunda ocasión que decide aplazar la celebración del pleno de investidura. El anterior, recordemos, previsto para el 30 de enero,  hubiera supuesto la investidura de Carles Puigdemont. De nuevo el TC intervino, negando al ex presidente ser investido desde Bruselas.
    La España democrática nunca había tenido que contemplar que una decisión judicial impidiera a un Parlamento decidir quién preside su comunidad autónoma.  Entre el Estado y Cataluña se está  librando una batalla desigual e indigna, en la que el Estado utiliza al poder judicial para conseguir sus fines políticos ahogando la decisión de las urnas de todo un pueblo.
    Estamos presenciando un intento de desbloquear la situación, pero lejos está la solución.  Muchos son los errores políticos cometidos por el gobierno central, y el primero evitar el diálogo. Si Puigdemont y otros diputados se han tenido que exiliar y el resto de líderes está en prisión, ¿con quién pretenden acercar posturas? ¿Con la CUP?  Un partido que fue ´expulsado´ a través de unos comicios democráticos en las urnas catalanas no puede solucionar el problema catalán.
    La política del odio y la venganza tampoco son la salida. Incluso el gobierno central ha cometido otro tremendo desacierto al exponer al propio rey de España Felipe VI abiertamente a posicionarse en el conflicto. Al señor Rajoy, como se dice vulgarmente, le quedan tres telediarios como gobernante, pero la monarquía tiene un carácter permanente.  Su discurso no era para la totalidad de la ciudadanía, y muchos catalanes, independentistas o no, así lo sintieron. Ahora se tiende a nombrar con más asiduidad otra palabra significativa: republicanismo.
    Según el periódico digital “ELNACIONAL. CAT”,  este 10 de marzo, Puigdemont ha dado desde Bruselas el pistoletazo de salida de Junts per Catalunya (JxCat) como un nuevo movimiento político, subrayando que será una herramienta “de largo recorrido” y “predicará con el ejemplo al hacer una nueva política”
    Cataluña, con sus propias características, no deja de ser en este momento la punta del iceberg de toda la problemática que está protagonizando la cotidianidad de España.
    Existen problemas con la sanidad, existen problemas con los jubilados, quienes se lanzaban a la calle en masa el primero de marzo para pedir una pensión digna y denunciar la subida irrisoria del 0,25% propuesta por el gobierno. Han convocado para el viernes próximo una manifestación a nivel nacional, y el resto de ciudadanía se admira de encontrar en sus mayores el impulso que otras edades han parecido olvidar.
    Existe un gran índice de paro,  situación que se ha ido alargando en el tiempo, donde las prestaciones por desempleo se terminan  y han ido dejando a familias enteras en la más absoluta precariedad, desahucios…
    Las mujeres españolas han cubierto las calles de España reclamando la igualdad de derechos y oportunidades. Una participación masiva no prevista por el gobierno, quien incluso minimizaba la huelga  y la manifestación del 8 de marzo,  y que ha pillado al gobierno de Rajoy sin propuestas sobre la mesa.
    Los jueces y magistrados convocados por las cuatro asociaciones de jueces y colectivos de fiscales,  han acordado movilizaciones en abril en las sedes judiciales de todo el país y amenazan con una huelga para el 22 de mayo si sus peticiones son ignoradas: entre ellas, la necesidad urgente de despolitizar la justicia.
    Y siguen saliendo a la luz nuevos casos de corrupción entre los mandatarios del Partido Popular. El último, el del Senador del PP José Luis Sanz Ruiz, citado a declarar el próximo 19 de marzo ante los juzgados  por un presunto caso de prevaricación administrativa cuando era alcalde de la localidad sevillana de Tomares.
    Incluso en estos momentos, no están aprobados los Presupuestos Generales del Estado del 2018, al no conseguir el gobierno de Rajoy  el apoyo del resto de grupos parlamentarios. El socialista Pedro Sánchez aseguraba este lunes en rueda de prensa no descartar la moción de censura al presidente del Partido Popular si no aprueba los Presupuestos y no convoca elecciones.
    Preferimos terminar con las declaraciones de Carles Puigdemont, quien este sábado, y a través de videoconferencia, contactaba con un grupo de diputados y candidatos de JxCat : “Hay una larga marcha, cívica y paciente hacia la libertad, y que no permite retroceder. La democracia siempre vuelve, y lo hace reforzada”