“Cosas… casos” El papel reluciente de la casamentera en la sociedad marroquí  Joulnar Khaldi

0
Joulnar Khaldi

 

 Antes el matrimonio no era como hoy. Antes no era conveniente desde el punto de vista social e incluso religioso que una muchacha conociera a un hombre antes de rubricar las modalidades de su matrimonio con él. Las jóvenes no solían Salir sin la compañía de su madre o de un miembro de la familia para ir de compras, al hammam (baño tradicional) o a cualquier lugar.

No obstante, por temor a que su hija se quedara solterona, evitandlos chismorreos de los vecinos y de los parientes, se recurría a una casamentera o una khattaba (una mediadora matrimonial que tuvo por papel unir a dos personas para fines conyugales a cambio de una comisión.

Su tarea consistía en buscar un novio conveniente y convencer a su familia para que pidiera la mano de la muchacha propuesta porque se presenta como esposa ideal.

Por supuesto, la kattaba cumplía su deber sin ningún problema y aunque lo hacía por una contrapartida, presentaba una contribución a la sociedad.

Es así como iban las cosas no solo aquí en Marruecos, sino en todas las sociedades árabes antes de que las redes sociales  sustituyeran a la casamentera ya que contactos, relación, noviazgo y a veces matrimonio se llevan a cabo por internet.