Crónica desde Tinduf Assa-Zag: Khalil Rguibi Entre dos Polisarios

0
Atados a la vida, mientras que otros viven. Siervos en tier'ra de los demàs cuando ellos tienen tierra, familia, pais y amor de su pueblo en Marruecos

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 mese en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Ni la dirección del Polisario ni su padrino argelino suelen tener respuestas a “¿Por qué se fue aquél?” tanto más que no es “aquél” son aquellos, muchos innegables fundadores del Frente.

En los campamentos desde hace tiempo está formalmente prohibido so pena de un castigo corporal y recursos “judiciales” por “alta traición” hablar del tema.

A pesar de lo cual, entre la gente modesta circulan “comentarios al estilo de “?Y si Marruecos constituyera su Polisario?

La pregunta es legítima desde que alguien dijo que en marruecos està ahora el 79% de los fundadores del Frente, entre ellos el padre de su “ejército popular” Habib Ayub y otros grandes calibres pero con más “dignidad que los que se han quedado”.

A este respecto centenares (quizás mucho más) de hombres y mujeres acabaron con sus huesos en las inhumanas celdas de Rabouni.

Actualmente muchos altos cargos del Frente lo dejaron de ser prefiriendo permanecer en donde estaban afectados sin querer tener ningún vinculo con el Frente.

No obstante algunos de ellos me expresaron a mi personalmente sus dolencias de que Marruecos no se interesara por ellos. Mauritania y Canarias son algunos de sus destinos predilectos, pero también algunas capitales de países latinoamericanos.

$la hemorragia sigue hasta hoy en día en medio de colosales esfuerzos de simulación por parte de la embajadas o consulados de Argelia.