Crónica desde Tinduf Assa-Zag: Khalil Rguibi Polisario: de mentor a mentor

0
Atados a la vida, mientras que otros viven. Siervos en tier'ra de los demàs cuando ellos tienen tierra, familia, pais y amor de su pueblo en Marruecos

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 mese en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Mucha gente se equivoca cuando cree que el Polisario es obra exclusiva de Argelia y su régimen militar. La banda y su dimensión africana, esencialmente fue obra de Libia y de su entonces primer mandatario el coronel Gadafi.

Todos o casi todos los “reconocimientos” de los países africanos, incluido el del ex secretario general de la difunta OUA, Edem Kodjo, fue lo pago Libia de Gadafi, cuya desaparición dejo huérfana a la banda separatista.

En este sentido se debe señalar que a partir de 1980 la mayoría de los países africanos dejaron de creer a Argelia, descubriendo sus miras expansionistas y sus mentiras “revolucionarias”. Fue entonces el difunto coronel quien puso la fortuna de su país al servicio de la empresa desestabilizadora de Marruecos que con la genial maniobra del difunto rey Hassan II, al cortar el grifo Libia, el Polisario estaba agonizando durante años.

A partir de entonces los mejores cuadros del Polisario lo abandonaron, unos para regresar a Marruecos, otro para instalarse en Canarias o en otras partes en España, en Mauritania o incluso en Francia y en los países escandinavos donde se encuentran hasta ahora.

Los que han preferido quedarse es a causa de sus familias rehenes de Argelia y su aparato represivo o porque han perdido toda ilusión.

De la ilusión justamente hablaremos mañana con la inmensa mayoría de los dirigentes del Polisario que llevan años sin absolutamente ninguna esperanza de realización de su sueno separatista mientras que otros, desconfiados de Argelia y sus promesas esperan el buen momento para optar por el sentido común.