Crónica desde Tinduf Assa-Zag: Khalil Rguibi Polisario: Lo que no trasciende

0
Atados a la vida, mientras que otros viven. Siervos en tier'ra de los demàs cuando ellos tienen tierra, familia, pais y amor de su pueblo en Marruecos

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 mese en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

 Desde hace anos, las autoridades militares argelinas encargadas de la “coordinación” con los responsables de los campamentos de Tindouf están muy inquietas. No hay reunión de la dirección del Polisario en que no acaba con puñetazos o laboriosas mediaciones argelinas. Este espíritu tribal se ha exacerbado con el fallecimiento de Mohamed Abdelaziz, cuya esposa la argelina Khadiya no quiere perderse los enormes privilegios ni en el comercio ni en la “cultura” del odio hacia Marruecos.

En los ocho o nueve meses posteriores a la muerte del ex “presidente” algunas voces comenzaron a hacerse escuchar, preconizando “la apertura de contactos con Marruecos” para encontrar una tercera via al problema. Lo que ha sido concebido por la inmensa mayoría de la población de los campamentos como un rayo de esperanza en un océano de parquedad.

No obstante, esta “visión” de las cosas, algunos de cuyos protagonistas siguen hasta ahora en las prisiones del Polisario,  ha sido brutalmente sofocada, provocando una seria grieta en la “solidaridad” dirigente que no ha desaparecido hasta ahora. Ilustración de ello, la mayoría de las decisiones tomadas por la “presidencia” son unilaterales y autoritarias, examinas previamente con los argelinos y trasmitida a los ejecutores.

En síntesis, desde la muerte de Mohamed Abdelaziz, el Polisario es mucho más argelino y laya reducida margen de maniobra y de decisión de su cúpula se ha reducido en casi 75%.

Hace meses que los oficiales argelinos ni se ocultan ni se disfrazan en los campamentos. Son y así se comportan, los amos y señores y es a tomar o a dejar. En cualquier momento aquello va a explotar. La presión origina la explosión aunque los argelinos ya han pinchado el mapa polisarista.