Crónica desde Tinduf Campamentos de Tinduf: Entre mil sufrimientos Khalil R’guibi

0
Atados a la vida, mientras que otros viven. Siervos en tier'ra de los demàs cuando ellos tienen tierra, familia, pais y amor de su pueblo en Marruecos

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 mese en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

El sentido de humor saharaui es legendario. En los campamentos, hasta las mujeres se preguntan por qué Argelia y su Polisario tratan de frenar todo desarrollo del Sahara Occidental marroquí.
  • Si dicen que vamos a regresar próximamente, le dice una mujer a otra
  • ¿Y tú lo crees?
  • Yo no, pero todos no lo denunciamos que esta gente está bien aquí. Nosotros somos los únicos que duermen y viven estas tiendas de campaña? Ellos están permanentemente en hoteles de cinco estrellas y cuando vienen aquí, solo para un baño de sol
  • Si en estos campamentos nadie duda de que la dirección del Frente ha planificado su futuro en función de aquí.
  • Pies que pidan a marruecos reconocer a la república de Tinduf a cambio de un reconocimiento por el Polisario de la marroquinidad del Sahara Occidental
  • Buena idea si dejan la libre circulación
  • Al cabo de dos días no habrá aquí ni gato.
  • Ah esto si…
El humor es exquisito a pesar de ser pariente del dolor y del sufrimiento. El otro día un anciano decía: deben organizar aquí un referéndum de autodeterminación y al hablarle de Marruecos, respondió con aquello de “Dios Sálvame de los míos que de los ajenos me encargo yo”.
Lo ha dicho todo…