Crónica desde Tinduf Khalil R’guibi Campamentos de Tinduf: entre la verdad y la mentira

0
Atados a la vida, mientras que otros viven. Siervos en tier'ra de los demàs cuando ellos tienen tierra, familia, pais y amor de su pueblo en Marruecos

Debo aclarar, de antemano; que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 mese en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Lo que afirma el régimen argelino y sus protegidos del Polisario es una cosa y la realidad en los campamentos es otra diametralmente opuesta y hasta contradictoria.
Las victorias y los éxitos diplomáticos y económicos de Marruecos tergiversados hasta el redícelo por los dos “aliados” son concebidos de manera literalmente distinta entre la población de los campamentos, donde las sucesivas campañas psicologías de odio hacia Marruecos pierden intensidad e incluso razón de existir. La gente comenta, eso sí, en voz alta y en confidencias la situación que prevalece en las ciudades del Sahara marroquí, donde en más de 41 años y a pesar de colosales presupuestos Argelia y su Polisario no han logrado más que un insignificante punado de “adeptos” de circunstancia, muchos de los cuales han “cambiado” de chaqueta y de gorro en el curso de los últimos años.
Argelia y el Polisario prometieron un “milagro” en el reciente juicio de Salé sobre los asesinatos de Gdem Izik. La población sigue esperando este milagro. El juicio ha terminado y, en ausencia de algún logro, la dirección del frente se consagra casi exclusivamente a interpretar a su manera o a la argelina el curso de la reciente audiencia.
Entre la mayoría de la población de los campamentos la verdad no es la del Polisario aunque allí no es fácil ir a buscarla en otro lugar.