Crónica desde Tinduf Khalil Rguibi La ayuda humanitaria

0
Atados a la vida, mientras que otros viven. Siervos en tier'ra de los demàs cuando ellos tienen tierra, familia, pais y amor de su pueblo en Marruecos

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 mese en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Pocos… muy pocos conocen los detalles y los pormenores de la ayuda humanitaria internacional a los campamentos argelinos de Tinduf. Sin control ni auditorias, Argelia y su Polisario “reparten” como quieren y conforme a sus respectivos intereses o más concretamente a un punado de sus responsables.

Lo cierto, en base a persistentes rumores en los campamentos a éstos no llega más del 40% de esta ayuda humanitaria internacional. ¿El resto?

Un poco más del 20% no llega de los puntos de origen, especialmente desde España. O se vende en otras partes o no existe desde el comienzo, aunque facturado para cobrar los subsidios de la Unión europea y de algunas asociaciones de ayuda a los refugiados.

Entre el 35 hasta el 40% se “queda” en Argel, tomando inmediatamente destino de algunos mercados en Oran o Annaba o incluso de la capital Argel, aunque rara vez.

Sin vuelos directos hacia Tindouf, todas las ayudas humanitarias embarcan en la capital argelina de donde se carga rumbo a … lo desconocido.

Que aún queda el 40% que si llega a los campamentos si se trata de  productos que no se pueden vender y aun así, brigadas formadas en Argelia cambian las etiquetas y hasta el embalaje y lo vuelven a cargar con destino a Mauritania, Mali o en Níger.

En esta óptica, cabe señalar que Argelia y el Polisario tratan desde hace anos a abrir un corredor en la fronteras de Marruecos con Mauritania para el “abastecimiento de los mercados mauritanos, malíes y nigerianos (Níger). De donde la actual crisis y amenazas del Polisario de recurrir a las armas sin le privan del corredor de Guergarat.