Crónica desde Tinduf Khalil R’guibi Magreb: Las dos caras de la misma problemática

0
Atados a la vida, mientras que otros viven. Siervos en tier'ra de los demàs cuando ellos tienen tierra, familia, pais y amor de su pueblo en Marruecos

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 mese en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

En los campamentos e incluso entre muchos altos cargos del Frente Polisario la inmensa mayoría sabe pertinentemente que predicar en el desierto es una cosa y dar trigo es otra… y si se trata dre un estado peor.
Unos y otros se preparan a vegetar en la Tinduf argelina hasta…
Adiestrados en Cuba y en algunos países africanos con “bagaje” guerrillero, los más jóvenes ven con sumo disgusto que el “way of life de la guerra fría ha desaparecido y que solo quedan Corea del Norte y el Polisario que aun pregonan con tanta anacrónica.
Los anciano quieren morir en su tierra… las mujeres ven que son mujeres a medias y las prisas se hacen sentir en todas las categorías sociales y a todo los niveles.
De esta forma, El Ghali y su jauría solo responden con promesas de imaginarias guerras y de “’territorios libres” que existen solo en su perturbada imaginación.
Estamos a años luz de aquella imagen de que los que se quedaron “con Marruecos son traidores”. Ahora son los sabios y los más inteligentes. Embrión de un caos general y generalizado dentro de muy poco en estos campamentos a pesar de las drásticas precauciones del ejército argelino ante la incapacidad manifiesta y manifestada de las milicias del Polisario.
La gente quiere vivir y no limitarse a existir y entre vivir y existir hay un… trecho que ni Argelia ni el Polisario pueden reducir.