Crónica desde Tinduf Khalil R’guibi Tinduf: Condenados a sufrir…

0
Crece el descontento y la crispacion en los campamentos

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 mese en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Han pasado ya más de 41 anos y en los campamentos todos el mundo o casi está convencido de que pasaran, otros 41 anos e incluso siglos sin que el “problema” creado por Argelia conociera un feliz desenlace de conformidad a las tesis separatistas del Polisario y su mentor argelino.
¿Resignarse, imaginando que aquellas tiendas de campaña con nombres de, ¡colmo de ironía del destino!, ciudades en que vive la gente de manera normal son sus hogares?
En 1975 nos dijeron que era cuestión de semanas, meses y a lo sumo de pocos años. Desde entonces ha pasado casi medio siglo. ¿A qué esperamos? No se vislumbran horizontes ni indicios de una solución, salvo la que podemos forjar nosotros mismos para pedir cuentas a los que nos sacaron de nuestras casas, obligándonos a abandonar nuestros bienes, nuestra gente, nuestra tierra y el aire que era nuestro y que respirábamos en libertad y en placer para llevarnos a estas tierras de otros… cuando nosotros tenemos las nuestras.
¿A qué esperamos? ¿El fin del mundo? Aquí murieron nuestro padres y aquí en tierra ajena fueron enterrados después de sonar durante lustros con el regreso a su país: marruecos y a una vida decente como viven nuestros hermanos en Layun, Samara, Villa Cisneros, Bojador o Assa-Zag.
De vez en cuando nos inyectan dosis de mentiras: Gdeim Izik… vende-patrias en Layun, mercenarios desde Canarias o municipios separatistas en Vizcaya i en Cataluña y luego… nada a sufrir en los campamentos en espera de una promesa incumplida.
41 anos… sin embargo la patria… la verdadera… la que siempre fue nuestra y de todos: Marruecos está allí con su sombra fresca, su generosidad y su amor y cariño por todos sus hijos, especialmente los saharauis.
Que se nos lo pregunten a nosotros que conocemos las dos realidades: la infernal en los campamentos y la decente en Marruecos.