Crónica judicial Unión africana: Marruecos y su inalienable derecho Letrado Saad Saahli (Colegio abogados Rabat)

0

 Aunque pudiese resultar paradójico, a pesar de que la admisión de Marruecos es, evidente y lógicamente adquirida, maniobras de último instante tratan aun de retrasar al máximo esta vuelta del reino a su entorno continental.

 De tal modo que, pese a todos los pesares, dos puntos aun están en suspense: si Marruecos debe asistir hoy mismo, primer día de la Cumbre (apertura) y la forma en la que la admisión será pronunciada.

El examen de la demanda de admisión de Marruecos en la Unión africana debe intervenir en el curso del primer dia de la Cumbre. Es decir: hoy. Esta demanda constituye el tercer punto en la agenda de esta 28 Cumbre. Los puntos 1 y 2 conciernen a la financiación de la UA y al examen de un informe sobre la puesta en pie de una zona de libre comercio continental.

La primera sesión que examinará estos tres puntos se desarrollará a puerta cerrada.

La apertura oficial solemne, con discursos y cámaras tendrá lugar después de esta sesión. Lo que significa, para nosotros, que jurídicamente, la agenda permite a Marruecos de asistir desde la sesión de apertura.

En síntesis: habida cuenta de la mayoría de votos y de voces, por lo menos 42 o 43 sobre un total de 54 cuando, según el Acta constitutiva solo necesita 28, la adhesión del Reino está literalmente adquirida.

La admisión anterior: la del Sudan del Sur en el 2011, se había traducido por un acceso inmediato al escaño del nuevo miembro, antes incluso de los procedimientos de ratificación de este país, como ya señalamos ayer.

Muchos Jefes de Estado africanos desean y así lo han dado a conocer en entrevistas con el soberano o en micrófonos de la prensa, presente en Adis Abeba, que la decisión tomada, al término de un voto o por aclamaciones, de admitir a Marruecos esta tarde y que el rey Mohamed VI se incorporara a la Cumbre africana para un discurso solemne de agradecimiento en la sesión oficial de apertura. Es decir esta tarde.

El artículo 29 del Acta constitutiva es claro y explicito al respecto. Su interpretación mancilla la credibilidad de la organización.