¿ Cuando Argelia optarà por el sentido común? Mokhtar Gharbi.-

0
Mokhtar Gharbi

Infomarruecos/Conacentomarroqui

   Los responsables del régimen militar argelino, viven en condiciones mentales y psicológicas muy graves e  incurables.  Su seguimiento a las visitas del Rey Mohamed VI en los países africanos, antes y después del regreso de Marruecos a la Unión Africana, les enloquecen y les llevan a profundos colapsos nerviosos.

Pero, llegar a un nivel altísimo de falta de modestia, cuando tragan su desesperación mortal, y describir los movimientos de Rey como “Sospechosos y no inocentes”, aquí nos encontramos ante un fenómeno de inquietud sin esperanza de recuperar el  sano juicio de un ser humano normal. Además de presumir que las visitas del Rey de Marruecos es “Un intento de confundir a la diplomacia argelina”. En los mejores casos esto es una expresión de debilidad y derrota ante un país fuerte con sus éxitos como Marruecos.
Cuando los marroquíes, a la diferencia de los argelinos, se enfrentan a los errores de sus responsables, no temen de criticarles y salen a manifestarse contra ellos, y cuando se mueve su Rey a cualquier nivel, saben el valor de lo que hace, de lo que quiere y de lo que dice. A caso los argelinos son conscientes de estas cualidades de responsabilidad? Todos los indicios, hechos y dichos aseguran y prueban el contrario. Por lo cual, las posturas y las calamidades de los gobernantes militares argelinos, y los que giran en su órbita, hacia Marruecos y sus asuntos vitales, son considerados como indiscreción política, fracaso mental, retraso moral y desconocimiento de las virtudes del diálogo y de buena vecindad.

Cuando leemos los malos ejemplos y enfermos pensamientos procedentes de una gentuza, militares y políticos argelinos, sólo nos permitimos a  pedir a dios un buen final. Cómo se puede entender a personas que piensan de este modo satánico?

El Rey de Marruecos, Mohamed VI, coordena con sus amigos, y amigos de los marroquíes, les visita y mantiene con ellos acuerdos, claros y públicamente conocidos, sirviendo a la amistad, a los intereses e a los beneficios de los pueblos, a la paz y la estabilidad en la zona…

Dónde está aquí los objetivos sospechosos en esta noble acción y intención?

   No dudamos, ante todo lo dicho, de que el sentimiento de la inferioridad que reina la mentalidad argelina, cara a Marruecos y los marroquíes, es un factor de locura e envidia, tampoco dudamos de sus sentimientos de debilidad ante el genio marroquí, su amor a la patria y su disponibilidad de defender los intereses vitales de esta gran nación y este gran pueblo.