Daesh o la responsabilidad moral del Occidente:   “No toquen a mi ‘Daesh’”

0

 

Naciones Unidas ha advertido contra el uso de armas químicas por Daesh y otros grupos terroristas en el norte de Alepo. Rusia hizo más: envió a expertos que recogieron  muestras, cabales pruebas de lo que avanzaba el organismo mundial.

Ni jota en la prensa occidental ni en sus cancillerías ni en sus, cuando se trata del régimen sirio u otro no dócil a sus miras, indignaciones y sus enérgicas protestas que van hasta amenazas de exclusión aéreas y a intervenciones militares.

Daesh está protegido. Sin Occidente, a su frente Estados Unidos nunca hubiera podido resistir tanto en Mosul (Irak) o en Rekka (Siria). Damasco y sus aliados y Bagdad y los suyos hacen frente a las maquinas de guerra estadounidense, francesa, inglesa, además de las de algunos satélites regionales.

Ni Washington y su prensa, ni Francia y la suya, ni el Reino Unido y su prensa, habitualmente a escándalo han dicho, revelado o escrito una sola palabra contra las fosas comunes descubiertas en las localidades en torno a Mosul ni sobre los centenares de ejecuciones de civiles acusados, o bien de no “combatir” debidamente o bien de “conspiración con el enemigo.

No. Ni una palabra. La prensa de los tres países está esperando algún error de los sirios o de los rusos o incluso de los iraníes.

Las tres capitales despliegan, desde hace semanas enormes esfuerzos que rozan el sacrificio para salvar a Daesh en Mosul y en Alepo: armas, servicios logísticos, fotos aéreas de las posiciones de las tropas “enemigas” y campañas de tergiversación para desviar o extraviar la atención sobre los crímenes de su protegido terrorista.

Irak lo sabe desde hace meses y se ha preparado en función de estas inflexiones. Siria lo está descubriendo tratando de poner en pie una estrategia de defensa propia sin incluso ayuda de los rusos que al acabar con los elementos chechenos más peligrosos en Siria parecen considerar terminada su misión.

Daesh Occidente ( con Israel al frente) y Occidente es Daesh.