De nuevo, los marroquíes, los españoles y los del Polisario  Por: Mokhtar Gharbi (*) Periodista.libre46@gmail.com

0

(Le puedo asegurar que nadie en España conoce el sensato, realista y generoso proyecto de autonomía sobre las provincias del sur presentado por su gobierno en 2007)

El miércoles 1 de diciembre 2010 he publicado un artículo relacionado con los lamentables acontecimientos de Kdim Izik (12 Km de Laayoune, Sáhara Marroquí).

Pese a la dureza del contenido del artículo, que fue, en aquella fecha dirigido a los del partido del PP y a la prensa y los periodistas españoles. Desde entonces el tema ha dado un giro importante hacia nuevas perspectivas que pueden cambiar las cosas y favorecer el entendimiento entre los dos países y por supuesto entre los dos pueblos y que la prensa española contribuye y tome la iniciativa de construir buenos y fuertes lazos entre los dos pueblos, mirando hacia el futuro con buenas intenciones.

El conjunto suscrito por La Federación de Asociaciones de Periodistas de España Fape y los principales diarios, radios y televisiones en España, publicaron, en el mes de noviembre 2010, un comunicado, en el cual los firmantes han denunciado el “grave atentado contra la libertad de prensa” que supone la política “dictada” por Marruecos para la cobertura de los incidentes en el Sahara Marroquí (Laayoune, 8/11/2010).

El comunicado, además de la Fape, estaba suscrito por los diarios ‘El País’, EL MUNDO’, ‘ABC’, ‘La Razón’, ‘Público’, ‘El Periódico de Catalunya’, ‘La Vanguardia’, ’20 minutos’, así como las radios Cadena Ser, COPE y Onda Cero y las cadenas de televisión Cuatro, CNN Plus y La Sexta.

Mi primera reacción sobre la forma de cómo ha sido redactado, escrito, las palabras y los términos usados en este comunicado, me dieron la sensación o bien dicho la certeza de que la prensa española se acabó de ser profesional y objetiva desde el fin de la era de Adolfo Suárez, cuando en aquella época, esta prensa participó en la transición democrática y punto final, luego comenzó su caída, empezando a jugar en charcos sucios.

Con este comunicado, cargado de palabras injustas y peligrosas, que no tienen ningún sentido ni significado,  hacia un Gobierno y un Estado legítimos y extranjero,  la prensa española intentaba buscar la forma de recuperar  su credibilidad, y a la vez hacer que Marruecos se entretenga  por otro caso lejos de sus preocupaciones y sus intereses.

Es lamentable que la prensa española, saturada con la cultura americana, siga los mismos métodos y estilo de los dirigentes sionistas, en su tratamiento con los asuntos relacionados con los palestinos, con la diferencia de que existe una guerra abierta entre los racistas que ocupan Palestina y los palestinos que defienden y reclaman su libertad y la de su secuestrada tierra, al contrario de la situación entre España y Marruecos, que son dos estados vecinos unidos por innumerables intereses, que afectan profundamente sus dos pueblos.

La prensa española y los periodistas españoles, son los primeros en el mundo, a la excepción de pocos, que deben avergonzarse de sus delitos informativos, que cometieron contra esta gran  Nación, Marruecos y este gran Pueblo, los marroquíes.

Es evidente que la prensa española perdió su razón y conciencia profesional en varias ocasiones relacionadas con Marruecos, siempre que defiende sus derechos y su soberanía territorial, sea en el norte como en el sur. Y los más grave, cuando esta prensa comete graves errores en la deontología de la profesión periodística con sus pancartas raciales, para dirigir la opinión pública española a humillar la dignidad de los marroquíes. La prensa española tiene una larga lista y antecedentes  contra  Marruecos y los marroquíes y  mostró varias veces su agresividad, odio y arrogancia.

 Por otra parte:
1)     Tanto para el grupo de terroristas del polisario,  como para la prensa española, les acabaron todos los juegos de mentiras y falsificación.
2)     El presidente del gobierno español afirmó, claramente y oficialmente, que Marruecos participa honestamente en garantizar la seguridad del pueblo español y la estabilidad de España. El presidente, también afirmó y confesó que la prensa española, ha cometido graves errores durante la cobertura de los hechos de Laayoune.
3)     Ahora, no nos sorprenderá que, tanto el polisario como sus aliados y su ejército en la prensa española, inventan cualquier cosa, dicen cualquier mentira y falsificar cualquier hecho para atentar contra la seguridad de los marroquíes y la estabilidad de su nación.
4)     Las dos partes citadas anteriormente, quedarán secuestrados y manipulados por los servicios secretos de Argelia, hasta que los españoles tomen la decisión de librarse de todos estos marionetas movidos por el mal.
5)     Si Argelia manipula a todos, les presentamos las siguientes informaciones y datos, que hablan por si mismo, respondiendo a sus lágrimas de cocodrilo derramados por los derechos humanos y no sé que más:

”  Los resultados de la intervención de los militares de Argelia en las elecciones de 1992, dieron el exilio de 17.000 algerinos, la detención de medio millón, el secuestro de 20.000 personas, que no se sabe su paradero hasta el momento, el asesinato de 200 mil inocentes, además de 30.000 viudas y dos millones de huérfanos, que forman más de tres veces los habitantes de Sahara marroquí.
*   La zona de Tendouf, donde se acampan los saharaouies marroquíes, ha sido durante toda la historia de Marruecos, integrada como una parte de Marruecos, hasta 1960 cuando Francia la integró en el territorio argelino junto a otras partes.
*   Argelia gastó una suma de 200 mil millones (200.000.000.000) de dólares durante 35 años, sólo en el conflicto de Sahara marroquí, para mantener y cubrir las ventas de armas para el polisario, sobornar a los estados y sus dirigentes, formar las asociaciones propolisario, sobornar los medios de comunicación, financiar las necesidades, viajes y hoteles de cinco estrellas, de la cúpula del polisario, organización de los foros y un sin fin de actividades.

Frente a este derroche de los bienes de los argelinos, éstos últimos viven en miseria, desempleo y muchos problemas sociales y económicos. El asunto de Sahara no es más que un comercio rentable para la cúpula del polisario y los militares de Argelia, ni más ni menos. Nadie le interesa los sufrimientos de los saharauis marroquíes secuestrados en Tendouf.

   De las reacciones, más objetivas y honestas, que he recibido, sorprendentemente desde España, de un español, que no estoy autorizado a revelar su nombre, me envió una carta, donde en la cual me hace una observación sobre nuestra postura hacia algunos partidos españoles, o que es lo mismo, la postura de algunos partidos hacia los temas vitales de Marruecos. Confieso que el análisis de este ciudadano español es correcto, de la cual teníamos nota, pero no estábamos concientes de aclararla, por el intenso y agresivo ataque que recibimos de aquellos partidos  y de la prensa española.
Este ciudadano español, con un lenguaje refinado  y elegante nos recuerda que: “Estando totalmente de acuerdo con su análisis (se refiere a mi opinión),  del vergonzoso comportamiento de los medios de comunicación españoles sobre los sucesos de Laâyoune, quisiera matizarle un error que observo en el análisis que hacen los medios de prensa marroquíes en general. La parcialidad y ceguera de la opinión pública en España sobre los asuntos del Sahara, no se trata de una cuestión de izquierda/derecha, sino de algo más complejo. Por lo tanto, creo que es mejor para Marruecos no centrarse en uno o dos partidos como causantes de este estado de opinión antimarroquí”.

 Según este ciudadano español “Piense usted que la actual ministra socialista de Asuntos Exteriores, participaba y arengaba hace muy poco en manifestaciones propolisario, así como muchos
dirigentes socialistas. El alineamiento pro Argelia-polisario está más bien arraigado en los medios de la izquierda española que en la derecha. Sin dudas, el PP ha jugado al oportunismo en los recientes sucesos (se refiere a los acontecimientos de Gdim Izik), pensando que así restaba votos a su oponente electoral. Pero la identificación con el “independentismo” polisario es mucho más aguda en los medios de la izquierda que en los de derecha”.

 “De otro lado, izquierda y derecha lamentablemente, participan de un mismo prejuicio hacia Marruecos y sus instituciones, que consiste en un absurdo complejo de superioridad. Sin duda, esto tiene razones históricas, pero fundamentalmente de desconocimiento e ignorancia total sobre qué es Marruecos, sus instituciones, su vida política, el estado de derecho, las libertades políticas, la democracia, etc. Le puedo asegurar que nadie en España conoce el sensato, realista y generoso proyecto de autonomía sobre las provincias del sur presentado por su gobierno en 2007. ¿No cree que Marruecos pueda hacer algo en ese sentido? Concluye este señor.

 Pero luego me recuerda de que olvidó de algo importante ” El gobierno actual de España, no ha hecho nada para esclarecer la verdad de lo ocurrido en Laâyoune, salvo alguna declaración que nadie entiende y sin comprometerse. Los costes electorales son más importantes para ellos que el esclarecimiento de la verdad”.

En realidad, el Gobierno español no tenia el motivo de asumir  la  responsabilidad de explicar nada sobre el asunto, por la simple razón de que la prensa española tenia todos los detalles del tema, y el gobierno marroquí emitía, casi diariamente, toda la información y comunicados.

Lo que pasa, es que la prensa española ya tenia sus razones, ajenas de ser objetiva. O sea, estaba obsesionada de hacer daño a Marruecos de cualquier forma, y lo ocurrido en Laayoune era su ocasión dorada. Esto en si mismo necesita muchas explicaciones, que pueden abarcar entre el histórico, económico y cultural. Pero lo más claro, está vinculado con la influencia del discurso erróneo del polisario en los medios de comunicación españoles.

Parece que algunas veces, para entender la postura de cualquier elemento en la sociedad española,  en el tema de Sáhara Marroquí, entre los cuales las asociaciones propolisario y el conjunto de los medios de comunicación españoles, no es suficiente recurrir sólo a la política y a la historia, sino hay que pedir socorro a las tonterías de Freud.

Un colega de la profesión periodística, dijo, y con razón, que las relaciones de buena vecindad, colaboración y confianza, deben de ser una política de estado y no de partidos. Confesamos que así como se entendió aquí, aunque con un sorbo de hipocresía.

Pese a todo lo dicho, los marroquíes no  llevan ningún rencor sistemático contra los españoles, como éstos la llevan contra Marruecos y los marroquíes.

En España existe el problema del País Vasco, especialmente el caso de Catalunya, que es una tendencia separatista, que encuentra su argumento, soporte y respaldo étnico y lingüístico más sólidos de lo que tienen los separatistas del polisario y Argelia. Es posible y no se descarta que  por esta razón, algunos españoles pretendan crear un enemigo y peligro imaginarios para lograr su unidad.

Por lo tanto, los españoles deben y tienen que comprender la realidad del asunto del Sáhara Marroquí para librarse de sus ilusiones fantásticas y dejar que los marroquíes se ocupen de sus asuntos y obligaciones.

Según los hachos históricos, nunca existió un estado llamado “República Saharaui” o “Pueblo Saharaui” para decir y acusar a Marruecos como una fuerza de ocupación y reclamar la liberación del “pueblo saharaui”. Es una gran mentira agarrarse en esta  alucinación.

Los enemigos de Marruecos, dicen que España tiene la obligación y la responsabilidad de ayudar a los separatistas para crear un imaginario estado en el Sáhara Marroquí. Puede que la tiene como una fuerza colonial, pero hacia Marruecos, puesto que
España insistió de retirarse en etapas de las zonas que ocupaba en Marruecos (del Rif en 1956, de Tarfaya en 1958, de Sidi Ifni en 1969 y de Sáhara en 1975, y por supuesto resiste en Ceuta, Melilla, Islas Chafarrinas y en los otros presidios ocupados).

Mokhtar Gharbi

Periodista  marroquí

Tánger, Marruecos                                  

-Nacido en la ciudad de Asila en 1946 (40 Km al sur de Tánger), donde siguió  sus estudios primarios y una parte de los segundarios que las terminó en Tetuán en el Liceo Politécnico de Jabir Ibn Hayyan obteniendo el Bachillerato.

-de 1967 hasta 1969 ejerció de corresponsal en Tetuán y redactor en Rabat en un periódico marroquí.

-En 1969 ha sido elegido por la televisión marroquí     para seguir sus estudios y formación profesional en la televisión española (primera cadena) en Prado del Rey (Madrid).

-A su regreso trabajó en la televisión marroquí en Rabat hasta 1972 cuando se trasladó a Tánger para formar parte del equipo de Radio Tánger hasta su jubilación en 2005.

-En los últimos ocho años antes de jubilarse (1998-2005), ha creado por primera vez en Radio Tánger el servicio de documentación para archivos de sonido y escritos y ha asumido la responsabilidad de su gestión.

-Ha sido parte de un grupo de profesionales en la radio de Dakhla (Sahara) de 1982 a 1984 y en la radio de Laayoune de 1987 a 1991.

-En 2002 ha sido condecorado por el Rey de Marruecos  con la medalla (Mérito Nacional de primer grado).

-Ha sido miembro del Sindicato Nacional de la Prensa Marroquí, quien le ha homenajeado entre otros profesionales el 27 de diciembre de 2005. También fue homenajeado en noviembre 2014 por la Organización Marroqui de la nueva Comunicación.


-Tiene editado un libro en árabe publicado en 2008 donde ha reunido los mejores artículos que ha publicado en los periódicos marroquíes entre 2002 y 2008.

– Ejerció de redactor en la página Web diario calle de agua, del 4 de noviembre 2008 al 16 de enero de 2010.

 

Actualmente, redactor y corresponsal de

www.infomarruecos.ma