“Dependencia” entre los francófonos y los hispanófonos Por Mokhtar Gharbi

0

     Hace unos meses hemos publicado en la versión española de nuestro periódico en papel “Al Jiha” (La Región), que ya no existe por motivos financieros, una entrevista con el excónsul general de España en Tánger, en la cual le hemos formulado varias preguntas incómodas relacionadas con los asuntos de Marruecos y los marroquíes, la postura de los españoles ante algunos temas similares y las relaciones bilaterales hispanomarroquies. Después publiqué un artículo de opinión en el que denunciaba y criticaba las atrocidades y los excesos de algunos periodistas y medios de comunicación españoles para con los asuntos relacionados con Marruecos y los marroquíes. En este sentido presenté algunos ejemplos ilustrativos.

Nuestras preocupaciones generales en las relaciones hispanomarroquies y nuestra expresión con el idioma de Cervantes, encuentra su razón en nuestro sentimiento patriótico y en nuestra defensa  de todos nuestros valores. Con la lengua española nos comunicamos, discutimos y dialogamos sin comprometer ni poner en peligro nuestra independencia, nuestros valores, nuestros principios y nuestro patriotismo. Y cuando saltan indicios de abusos y excesos por parte de España como país, de los españoles como pueblo y de alguna parte de la prensa española, entonces no dejamos y no dudamos  en poner los puntos sobre las ies para denunciar, criticar, o simplemente corregir, además, no vendemos nuestra dignidad.

Las posturas de los hispanófonos, las posiciones de los hispanistas  o simplemente los que escriben y expresan en el idioma de Cervantes, se basan en su sinceridad, credibilidad, objetividad y patriotismo, además de, no temer en el momento de decir la verdad y las cosas tal como están y son, y…no trafican con todo lo dicho o prestan y proporcionan servicios pagados. Simplemente son mentes y pensamientos libres, y no son grupos de presión o buscadores de los beneficios y privilegios.

El problema de los franceses reside en sus seguidores Francia frontera hacia fuera, o los que se llaman francófonos. Éstos son los peores, sus servicios no interesan a Francia como país/nación, sino van más allá cuando, en algunos casos, perjudican a sus naciones y sus pueblos, y no importa si en Francia y su prensa se adop^tara posturas erróneas.

Estas son las diferencias entre los francófonos y los hispanófonos. Unos defienden algunas actitudes sospechosas y otros defienden los nobles valores, el patriotismo, el honor y la dignidad.