Dimisión y rendimiento de cuentas: Las dos caras de la misma cultura democracita

0
25
El letrado Saad Sahli es abogado en el Colegio de abogados de Rabat

 

Desde hace días (semanas) a algunos les apetece hablar de las dimisiones que, según ellos y probablemente según todos los amantes de la ética y de la justicia, es una cultura democrática.

Pero, eso sí, no precisan quién debe dimitir y por qué debe hacerlo. Lo intentaré yo porque entiendo que una dimisión sin rendir cuentas si es necesario es una dimisión a medias y contra esta cultura democrática de la que hablan.
Una dimisión en el marco de una cultura democrática debe estar acompaña por un rendimiento de cuentas si las circunstancias lo exijan y de ser posible de manera clara y transparente. Aquí me pregunto cuántos políticos o simplemente altos funcionarios y responsables en Marruecos están dispuestos a rendir cuentas.
Por otra parte rendir cuentas y ajustar cuentas no son lo mismo. De modo que debemos hacer esta diferencia, muy corriente en muchos países de nuestra categoría.
De allí que el problema que se plantea ni es complejo ni puede ser anormal.
¿Quién debe dimitir y quién debe rendir cuentas? O lo que debe ser igual: ¿Por qué y por qué razón? Me explico: nadie presentarà su dimisión y procederá a una chequeo de su situación financiera antes, durante y después del ejercicio de la función de la que acaba de dimitir. Alguien se lo debe pedir (exigir) y, hoy por hoy, la determinación de este “alguien” aun no tiene un marco ni un carácter institucional.
¿la prensa? Personal y honestamente no creo que està habilitada para tan delicada y altamente responsable tarea. Lo ha demostrado y lo de muestra, cada dia, con su alineación con este o con aquél, contra éste o aquel al lado de esta partido o aquél.
En síntesis una dimisión debe estar acompañada por un rendimiento de cuentas antes de que se aceptara.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here