Economía Crecimiento/Cuarto trimestre 2017   Mejora de 3’9%, según el ACP

0

Según las estimaciones e indicadores de la industria recopilados hasta finales de noviembre de 2017, el crecimiento de la economía nacional debería haber aumentado un 3,9% en el cuarto trimestre de 2017, frente al + 1% del año anterior, según el Alto Comisionado para la Planificación (HCP), citado por “H24”.

Este aumento se explica por un salto de 14.2% en el valor añadido agrícola, en variación anual, en un contexto de menores precios de los cultivos, en lugar de una caída de 13.7% en el mismo período de 2016, muestra el HCP (siglas en francés) en un punto de coyuntura de enero  2018, añadiendo que el valor añadido fuera de la agricultura habría subido, por su parte, el 2,8%, apoyado por el comercio y la minería.
Por lo tanto, los precios de los cereales y de las leguminosas habrían disminuido 3.5% y 4.1%, respectivamente, en variaciones anuales, en un contexto de oferta local más abundante. En particular, la disponibilidad de trigo blando y lentejas habría aumentado significativamente al final de la campaña agrícola 2016/2017, tras un aumento en sus rendimientos de 5,9 puntos y 8,1 puntos, respectivamente, en comparación con el campaña anterior.
Del mismo modo, los precios de los cultivos de frutas han bajado debido a las temperaturas más altas en el verano y principios de otoño, favoreciendo la cosecha temprana de frutas de invierno, al tiempo que reduce los niveles.
 El llenado de las presas y el déficit de lluvias de otoño de 2017 habrían penalizado la producción de verduras tempranas y favorecidas un aumento en los precios al consumidor de verduras en un 5,1%, en variación anual, señala la HCP.
En el cuarto trimestre de 2017, el valor añadido no agrícola habría aumentado en un 2.8%, en comparación con el + 2.6% del año anterior. Contribuyó casi 1.2 puntos porcentuales al crecimiento general del PIB, dijo la misma fuente, señalando que el sector terciario habría seguido apoyando la actividad económica, gracias en particular a la buena orientación del comercio, el transporte aéreo y las actividades como  el turismo, cuyo valor añadido habría aumentado en un 7,9%, en variación anual, un desarrollo respaldado por un aumento del 13,3% en los ingresos por viajes y del 16% del total de noches de turismo.
El valor añadido del sector secundario se habría fortalecido en un 3% en el cuarto trimestre de 2017, impulsado principalmente por el aumento del 13,9% en la minería de valor añadido, en lugar del + 3,7% del año anterior. La recuperación de la demanda extranjera de minerales en bruto y la expansión de las ventas a las industrias químicas locales, como consecuencia de la mayor demanda de los países de África oriental y sudoriental, se habrían beneficiado la mejora del coyuntura comercial de la minería a finales de 2017.
Las expectativas de los jefes de las empresas mineras, recogidos como parte de la última encuesta empresarial HCP en la evolución de la producción y las ventas externas se mejorarían, respectivamente, 13 puntos y 17 puntos con respecto a sus niveles del año pasado. La industria fosfatera, cuya dinámica habría sido el principal impulsor de esta recuperación, se habría expandido en un 18,5% por año, a pesar del continuo descenso en los precios de venta de exportación. Los precios internacionales de fosfato crudo disminuyeron 18.8% en el cuarto trimestre de 2017, luego de una disminución de 22.9% y 18.2%, respectivamente, en los dos trimestres anteriores.
Las industrias manufactureras han continuado su tendencia moderada por tercer año consecutivo, con un crecimiento del 2% en el cuarto trimestre de 2017, en lugar del 2,1% del mismo período del año anterior, impulsado por las actividades dinámicas de transformación el valor añadido de las industrias químicas habría aumentado un 6,3%, contribuyendo con 0,9 puntos al crecimiento industrial general, indica HCP, señalando que otras industrias, impulsadas por la recuperación de la construcción, en particular el cemento, habría aumentado un 4,9%, con lo que su contribución llega a 0,8 puntos.
La industria de alimentación, a su vez, se desaceleró por segundo trimestre consecutivo, marcando un incremento del 1,4% interanual, mientras que el sector textil y de cuero  habría caído un 1,1%, frente a un aumento 7.3%, un año antes. El valor añadido de los IMME también habría disminuido, debido a la contracción de las industrias metalúrgicas. La contribución de las dos últimas ramas se habría limitado a -0,2 puntos.
La industria de la construcción habría mantenido su tendencia al alza moderada durante el segundo trimestre consecutivo, registrando un aumento del 1,1% de su valor añadido en el cuarto trimestre de 2017, la misma fuente, señala que este desarrollo fue confirmada por el progreso en el uso de los factores de producción, en particular el cemento, cuyas ventas habrían seguido creciendo a una tasa de 2.8%, luego de haber aumentado 8.3% en el tercer trimestre. Además, las expectativas de los profesionales de la construcción, en el contexto de la última encuesta de negocios de HCP, habrían confirmado una leve mejoría en el trabajo de construcción especializado.
Después de dos trimestres de desaceleración, los precios al consumidor se habrían acelerado levemente en el cuarto trimestre de 2017, mostrando un aumento de 1.1%,  en vez de + 0.2% un trimestre antes, respaldado por una reversión un aumento del 0,9% en los precios de los alimentos, en comparación con un descenso del 1% un trimestre antes, impulsado principalmente por el aumento significativo de los precios de los vegetales frescos y aceites y grasas.
La reducción de este déficit habría resultado del incremento menos significativo de las importaciones relativas a las exportaciones, que aumentó 15%, se han beneficiado del buen desempeño de las exportaciones de fosfato crudo y fertilizantes naturales y químicos, la misma fuente , señala que las exportaciones, excluidos los fosfatos y los derivados, se habrían beneficiado de la buena dirección de la demanda extranjera para el sector del automóvil, seguida de la agroalimentación, los textiles y el cuero, la aeronáutica y la electrónica.
Las importaciones, por su parte, crecieron un 9,8% impulsadas por la demanda interna. El proyecto de ley de energía habría seguido cargando la balanza comercial, contribuyendo casi 5 puntos al aumento de las importaciones, en relación con el aumento de los precios de la energía en el mercado internacional. Las importaciones, excluyendo la energía, fueron alimentados por la adquisición de bienes industriales de capital (maquinaria y otros equipos, vehículos industriales), bienes de consumo (automóviles y partes, medicina y tejidos) y productos semi acabados (Plásticos)
En el cuarto trimestre de 2017, la demanda interna privada habría continuado su tendencia al alza que comenzó en 2016, afirma HCP, añadiendo que el consumo interno se habría desarrollado en el contexto de un ligero aumento de los precios al consumidor, después de dos trimestres de expansión, con el apoyo en gran medida por productos importados; las importaciones de bienes de consumo aumentaron aproximadamente un 6,9%, año tras año.
En general, el gasto de consumo de los hogares, en volumen, habría aumentado en un 4,2% en lugar del + 3,7% del año anterior, contribuyendo alrededor de +2,4 puntos al crecimiento general del PIB, desde +2.1 puntos un año antes.
El aumento del consumo interno fue impulsado en particular por un aumento del 4,5% del crédito al consumo y un aumento del 7% en los ingresos de MRE, mientras que la demanda del gobierno se habría mantenido moderada (0, 9%), como resultado de una desaceleración en los gastos operativos (+ 0.2%, a fines de noviembre de 2017), dice la misma fuente.
Por su parte, el crecimiento de la inversión se habría acelerado en comparación con el comienzo de 2017, para situarse en el 3,1%, contribuyendo, por casi 0,9 puntos al crecimiento del PIB, impulsado por un repunte de la inversión en productos industriales, como consecuencia de un aumento del 14,8% en las importaciones de bienes de capital. Por su parte, la inversión pública en infraestructura básica se habría fortalecido en comparación con el comienzo del año, mientras que la inversión en construcción, que se ha estado desacelerando desde mediados de 2008, se habría mantenido relativamente moderada, con debilidad.
Además, el crecimiento en la oferta monetaria se habría acelerado levemente en el cuarto trimestre de 2017 en comparación con 2016, situándose en el 5,4% interanual en lugar del + 4,7% del año anterior. Por su parte, las necesidades de liquidez de los bancos se habrían moderado, con el efecto de la atenuación del descenso en las reservas internacionales limitadas a -5.8%, en vez de -10.4% un trimestre antes
Los activos netos sobre la administración central han seguido aumentando, marcando un aumento del 15,7% en la deuda y cuentas por cobrar en la economía monetaria del Tesoro han seguido evolucionando en una senda de crecimiento al alza, impulsada sobre todo por el aumento de los préstamos otorgados a los equipos comerciales y al sector inmobiliario. En este contexto, las tasas de interés en el mercado interbancario habrían disminuido levemente, rozando el nivel de la tasa clave. En el mercado de bonos del Tesoro, las tasas de interés a un año habrían caído en un promedio de 2 puntos, mientras que las tasas a 5 y 10 años habrían aumentado en 8 y 19 puntos, respectivamente.
Durante el cuarto trimestre de 2017, el mercado de acciones habría visto una reducción en sus ganancias anuales. Los índices MASI y MADEX aumentaron respectivamente en un 6% y un 5,4%, después de incrementos del 20,9% y 20,2% en el trimestre anterior. Los precios de las acciones habrían experimentado ajustes, en el contexto de las expectativas favorables de los inversores que habrían alcanzado los logros contables de las empresas que cotizan en bolsa semestralmente, aún positivas pero cuya evolución hubiera sido menor de lo prevista.
El ritmo de aumento en la capitalización de mercado también se habría desacelerado desde + 21.3% a + 7.2% entre los dos trimestres sucesivos. El crecimiento del mercado de valores en los sectores químico, agroalimentario, minero y de informática habría superado significativamente al mercado de valores. Al mismo tiempo, el mercado de acciones habría registrado una caída en el comercio y el volumen de transacciones habría caído en un 4%, en variación anual.