El drama de los inmigrantes en Argelia (1975-2016)   Por My Ali Zwin

0

 Las mafias cívico-militares y clasistas que usurpan el poder en Argelia ordenaron, alegremente, la expulsión de miles de inmigrantes subsaharianos, durante la primera semana de diciembre, un crimen racista y una barbarie que intentan justificar por supuestos “actos de vandalismo” y “agresiones a voluntarios de la Media Luna argelina”.

Según un sínico e insustancial comunicado del ministerio de asuntos extranjeros, la operación fue ejecutada tras las “violaciones recurrentes” al orden público particularmente en Argel, donde se registraron “graves excesos”, “esencialmente actos de vandalismo y agresiones físicas inaceptables e injustificadas contra voluntarios de la Media Luna Roja argelina.”

Agrega la fuente que la expulsión de los inmigrantes subsaharianos en situación irregular, fue “una medida de último recurso”, a la que se defiende con el argumento de una supuesta agresividad de los deportados y la “vulneración reiterada” del orden público en varias regiones del país.

En el comunicado, el ministerio lamenta que la deportación “haya dado lugar a comentarios malintencionados destinados a desacreditar la tradicional hospitalidad del pueblo argelino así como la solidaridad natural del Estado con los países vecinos y amigos afectados por crisis que originan los desplazamientos de las poblaciones”.

Los militares argelinos tardaron diez días en reaccionar públicamente a estas denuncias contra su actuación inhumana y lo hicieron, a través el comunicado de la cancillería, dos días apenas después de que el rey Mohammed VI de Marruecos ordenara el envío de una cuantiosa ayuda humanitaria para los subsaharianos embarcados en autobuses en Argelia y trasladados como ganado al norte de Níger.

Frente a tales abusos, las preguntas se amontonan porque los migrantes que son tratados por el ejército argelino como “vandálicos”, “violentos” y “agresivos”, provienen de los mismos países de donde salieron los que hoy viven en total armonía en diferentes zonas del mundo. ¿Por qué no serían igual de vandálicos los que se encuentran por miles en Argentina, en Brasil y en Marruecos? En estos países y en varios otros, jamás se ha reportado el encarcelamiento de un subsahariano por infracción grave a las leyes del país de acogida

¿También son violentos los “hermanos” tunecinos? ¿Lo fueron en su momento los miles de “hermanos” marroquíes sacados de sus hogares y conducidos manu militari hasta la frontera por el ejército argelino en represalias por la Marcha Verde que le permitió a Marruecos recuperar sus provincias del Sahara en 1975?

El mundo se habría olvidado del drama vivido por estos 350.000 marroquíes, pero no el pueblo de Marruecos. Ellos no se encontraban en situación irregular como se dice hoy de los subsaharianos y no habían cometido “actos de vandalismo y agresiones físicas inaceptables e injustificadas contra voluntarios de la Media Luna Roja argelina?”

Es patético además, la ligereza con que las autoridades argelinas atribuyen las denuncias a su repugnante e inhumano comportamiento a una “campaña tendenciosa” desatada por “círculos conocidos por su hostilidad hacia Argelia”, que aprovechan una “operación ordinaria” ejecutada “en el respeto a los derechos humanos de las personas repatriadas”.

¿Será cierto eso que dice el ministerio de asuntos extranjeros en su incalificable comunicado, difundido el sábado por la agencia oficial “APS”, de que “Argelia siempre ha mostrado solidaridad y cooperación con los países hermanos en sus esfuerzos para el desarrollo y asentamiento de esas poblaciones aspirando legítimamente a mejorar sus condiciones de vida”?

Más patética aun la forma en que el comunicado enfatiza el “profesionalismo de las fuerzas del orden” argelinas: frente a tales comportamientos vandálicos de los subsaharianos, “las fuerzas del orden han demostrado profesionalismo y sangre fría excepcionales, permitiendo minimizar las consecuencias de los incidentes, menores pero lamentables, registrados durante la operación de repatriación”.

No hay que extrañarse. La abyecta dictadura que padece el pueblo argelino, hoy más acorralada que nunca por las crisis económica y política, busca salvar el pellejo emprendiendo una huida hacia adelante, incriminando a los indefensos migrantes subsaharianos, luego de fracasar en el intento de involucrar a Marruecos?

 

Fuente: Agencia Notilamar

La agencia Notilamar es una tribuna libre e independiente, nacida del esfuerzo mancomunado de un grupo de profesionales de la comunicación de Argentina.
El principal objetivo de este nuevo espacio informativo es avanzar en la edificación de puentes, fomentando la cooperación y promoviendo el acercamiento entre los países de América Latina y del Mundo Árabe.
En ese sentido, un elenco profesional buscará plasmar las realidades de ambos conjuntos geográficos de manera objetiva y veraz, proponiendo al lector un abanico de temas de actualidad nacional y birregional, artículos de opinión, archivos históricos, monografías, audios y materiales gráfico y digital.
Notilamar brindará una producción con sello de excelencia fundamentando su práctica comunicacional e informativa en los valores de la paz y el entendimiento entre pueblos y en el rechazo de toda forma de discriminación racial, religiosa, cultural o de cualquier índole.
El espacio informativo, colectivo y plural, pretende así convertirse en referente de la información para América Latina y el Mundo Árabe, reconociendo el nivel destacado de las relaciones birregionales a partir de la I Cumbre América del Sur-Países Árabes (ASPA), organizada en mayo de 2005 en Brasilia