« El Imparcial »: Malintencionado interés en confundir  a la opinión pública Hamid El Imrani El Idrissi

0
Imrani Idrissi Hamid

Apreciamos una línea de difamación persistente por parte de algunos medios de comunicación, que parecen conexionarse para continuar con una desinformación que ataca sistemáticamente  a Marruecos y al pueblo marroquí.

El 12 de febrero  el periódico digital de clara línea anti-marroquí “El confidencial”  publicaba un artículo titulado ´Rabat autoriza a los nacionalistas del Rif a marchar contra la “represión” en Cataluña´, firmado por uno que se autodefine ´especialista en asuntos del Magreb´.
La información aseguraba el permiso de las autoridades marroquíes  al “Movimiento Popular del Rif” para celebrar el próximo 19 de febrero  ante el Consulado de España en Nador una concentración,  bajo el lema “Siempre con Cataluña”, para protestar por la forma de actuar del gobierno español en el asunto catalán. Si considerándose expertos se confunde una solicitud de manifestación con una autorización oficial de manifestación, que por cierto era denegada por las autoridades de Nador y no “una marcha atrás” en el permiso, no cabe más que un malintencionado interés en confundir  a la opinión pública y lo que es más grave, encizañar situaciones que afectan a la relación de ambos países.
La postura de la llamada Red del Hirak (MPR) en el estado español,  demuestra que no tiene un mínimo conocimiento en lo que está sucediendo en la zona del Rif marroquí. Si sus fuentes son determinados periódicos están limitando en extremo su responsabilidad con su causa. Ni siquiera conocían de primera mano la veracidad o el bulo de la información que anunciaba el visto bueno para la concentración.  Dando por hecho el permiso, corrían a desvincularse de los convocantes a través de un comunicado de prensa.
La solicitud para la manifestación había sido firmada por Fadua El Amrani. Sin ningún tipo de pudor o respeto, sin tener en cuenta su entorno familiar ni la sociedad conservadora donde vive, periodiquillos de poca monta la tildaban de servir al gobierno marroquí por contar éste con videos de carácter pornográfico para extorsionar su persona. Graves difamaciones en contra de la solicitante.
Las relaciones hispano-marroquíes pretenden,  por sus propios intereses, mantener y consolidar su aproximación. Parece razonable afirmar que ambos países trabajan en esta consecución,  aunque no podamos decir lo mismo sobre  la intención de determinados colectivos, grupos e individuos que están trabajando agendas contrarias a los intereses de su propio país y sus conciudadanos.
Por desgracia, los “vende-patrias” no faltan en ningún lugar. Cada país cuenta con los suyos.
Hamid El Imrani El Idrissi