En un reportaje de la “Cuatro”: Las plantas laborales españolas y extranjeras  en Tánger: Nidos de esclavitud de los menores Por: Mokhtar Gharbi

0

“Marruecos, el polígono sur de Europa: « El petróleo de este país es la mano de obra »

Así como se titula el reportaje emitido hace unos días por la cadena televisiva española “Cuatro” a través de su programa “Fuera de cobertura” con la siguiente presentación en su página Web “’Fuera de cobertura’ entra en una de las fábricas que una importante marca de ropa española tiene en Marruecos. La privacidad con el nombre de la marca es máxima. El encargado asegura que « el petróleo de este país es la mano de obra ». También hay gran secretismo en torno a los salarios de sus trabajadores, aunque parece ser que rondaría a 1€/hora”.

Vamos a descubrir de qué se trata.

El programa presentó impactantes testimonios de los menores marroquíes trabajadores en algunas  fábricas de textil, propiedad de  inversores españoles, en la ciudad norteña marroquí de Tánger. Testimonios que revelan la siguiente fórmula  “trabajar mucho para obtener salarios bajos”. En realidad, esto va por casi la totalidad de las fábricas y las empresas extranjeras existentes en las zonas industriales de la ciudad. El resultado de las condiciones de trabajo llevan un solo nombre “la esclavitud”.

El reportaje arroja luz y destaca, en su primera parte, los motivos y las razones de elegir la implantación de sus fábricas por parte de un grupo de inversores, particularmente los españoles, en la ciudad de Tánger. Mientras en la segunda parte explica las condiciones de trabajo y si las fábricas españolas aplican la ley de trabajo marroquí y si respetan los derechos humanos al contratar la mano de obra.

Los trabajadores preguntados revelaron que las condiciones de trabajo son muy difíciles, trabajan  varias horas y otras extras diariamente para cobrar poco, además, algunos no se benefician de la seguridad social hasta pasar años trabajando y algunos trabajan sin contratos de trabajo, particularmente los menores, aprovechando de sus condiciones sociales que les obligan a aceptar los miserables salarios que no cubren ni las necesidades biológicas, según las declaraciones de un trabajador, a cambio de un trabajo duro y continuo.

Las fábricas y la empresas españolas instaladas en Tánger se benefician de los bajos costes de producción menos de los instalados en los países de la unión europea, lo que les aporta un importante aumento de ganancias, pero no necesariamente beneficia a los trabajadores o la mejora de sus condiciones de trabajo, al contrario, se están vulnerando las normas y sus obligaciones en relación con el mínimo del requerido.

Además del aumento de  las horas de trabajo, casi todos los días, de forma que supera el número de horas extras permitidas semanalmente (12 horas como máximo), las declaraciones de la mayoría de los empleados marroquíes en las fábricas españolas en Tánger, trabajan durante largas horas a cambio de 12 dírhams por hora, o sea, un miserable euro, considerando que el sueldo mensual no es suficiente y no cubre las necesidades básicas de sus familias. Por otro lado, la mayoría de las fábricas españolas en las zonas industriales de Tánger, según el reportaje de La Cuatro, no respetan el límite legal mínimo autorizado para contratar a los empleados, por lo cual las unidades industriales están repletas de cientos de menores de ambos  sexos, lo que les expone a diferentes acosos y peligros.