En voz alta EE.UU atacan Siria Irak/Siria ni distintos ni distantes

0

 Todo estaba programado para una reedición del escenario y el guion del 2003 durante la agresión e invasión de Irak.

 Donald Trump y su estado mayor lo puntualizaron todo. No necesitaban a Collin Powel para presentarse ante el Consejo de seguridad de la ONU con falsas pruebas de posesión de armas de destrucción masiva ni al apoyo del español  José María Aznar y el inglés Tony Blair. Ni siquiera el fin o el comienzo de una investigación profunda, seria y creíble de lo que sucedió realmente en los arrabales de Idlib y quién recurrió a las armas químicas contra quién y por qué.
Total: prepararon sus misiles y a… masacrar a la gente. Solo que ni el presidente ni sus generales se acordaron de que Siria ya estaba ocupada por Rusia y que, además, ni tiene petróleo en grandes cantidades. Y que allí, en Siria no se puede estar mucho tiempo ni él ni sus domésticos árabes porque hay quien lo impida y tiene medios orara ello.
¿Y el resultado? Que se va a reforzar la defensa aérea del régimen sirio, que, después de Israel, Turquía y muchos países árabes, Estados Unidos van a tener que pensarlo dos veces la próxima vez.
Pero,  de hecho ¿Qué es lo que ocurrió en la base Achaaria en el centro de Siria?
Primero damasco ha retirado casi todos sus aviones de guerra antes de la operación americana, que de 59 misiles no se sabe exactamente donde han caído, que la capacidad militar americana deja mucho por desear, que Estados Unidos, Israel, Turquía, los satélites árabes y todos los apoyos occidentales solo son capaces de masacrar a los civiles y que todos conocen y respetan religiosamente las líneas rojas establecidas por Moscú, cuya presencia en la región, gracias a la torpeza de todos ellos, es, desde ahora en adelante, irrevocable.
Atacar a Siria es atacar a Rusia… ¡Santo Dios qué mundo y a que nación nos ha tocado pertenecer!