En voz alta: Gdim Izik/Justicia marroquí Antes de olvidar

0

Marruecos ha conocido una importante reforma de la justicia militar, en virtud de la cual sus sentencias son susceptibles de recursos al tribunal de casación y las diligencias para con civiles están reservadas a las jurisdicciones civiles, lo que ha permitido enviar el expediente de Gdim Izik hacia un tribunal civil y de anular el veredicto del tribunal militar.

¿Cómo se llama esto en la terminología de derecho para los no demagogos y para los no profesionales de la politización de todo?

En todo caso, Marruecos posee actualmente un sistema jurídico avanzado consolidado, de conformidad con la Constitución del 2011 que consagra las condiciones y las garantías de un juicio equitativo y la independencia del poder judicial y a la enmienda del procedimiento penal.

La adopción de la ley 108-13 relativa a la justicia militar está considerada como una excepción marroquí de la que los marroquíes y todos los amantes de la paz y de la justicia deben sentirse orgullosos, habida cuenta de que esta reforma interviene para adaptar la legislación nacional relativa a la justicia militar a las disposiciones de la Constitución y  a los principios y normas internacionales en este dominio y traducir el compromiso constitucional de Marruecos en materia de edificación del estado de Derecho y la protección  y promoción de los derechos humanos.

Los representantes de la defensa han subrayado durante una rueda de prensa que el traslado de este asunto ante una jurisdicción civil es legal y se enmarca en los Derechos humanos contrariamente a las alegaciones de algunas organizaciones internacionales que pretenden que este expediente reviste un carácter político, tratando con ello de transformar las victimas en acusadas y los acusados en victimas.

Asimismo la decisión del tribunal de casación de enviar el asunto a una jurisdicción de derecho común en vez de justicia militar debe permitir levantar la ambigüedad y dar la oportunidad a las familias de las víctimas  y de los acusados de dar a conocer sus reivindicaciones y defender sus derechos.

En este orden de ideas, en una carta dirigida a todos los defensores de la justicia, la defensa de las familias y de los que tienen derecho de las víctimas de los acontecimientos de Gdim Izik ha deplorado profundamente las contra-verdades contenidas en el comunicado de algunas ONGS que han resumido las razones del juicio contra los acusados a “su participación en manifestaciones sociales, descuidando deliberada e inmoralmente los criminales actos cometidos por los que el tribunal debe pronunciarse conforme a la ley.

De modo que los incidentes de Gdim Izik, que no son manifestaciones sociales sino crímenes de lesa majestad, remontan a los meses de octubre y noviembre del 2010 durante el desmantelamiento del improvisado campamento, había causado 11 muertos entre las fuerzas del orden, totalmente desarmadas, entre ellas un elemento de la protección civil, 70 heridos entre estas fuerzas del orden no armadas y 4 entre civiles así como cuantiosos daños materiales en los establecimientos públicos y bienes privados.

¿Si derechos humanos protegen a los autores qué derechos deben proteger a sus víctimas?

Finalmente observadores internacionales que habían seguido el juicio en el tribunal militar, habían puesto el acento en sus informes sobre “la “transparencia” del procedimiento del juicio basado en los principios del Estado de derecho y el respeto de los derechos humanos.