En voz alta Juicio Gdeim Izik: Acrobacia mortal

0

 Ustedes me dirán qué credibilidad queda para quien va cultivando la incertidumbre, la mentira y la psicología del falso rumor.

 Les daré más detalles:

El domingo y parte del lunes alguna prensa española, citada ¡ironía del destino! por nuestra prensa daba cuenta de la prohibición de un abogado sevillano de la entrada a Marruecos, la confiscación de su pasaporte e incluso la prohibición de que bajara de barco que lo trajo de España.

Luego… el respetado letrado aparece en la entrada de la sala de audiencia con el resto de sus compatriotas y poco después de cumplir con los requisitos de seguridad de rigor aparece en la sala con, como los acusados con una V de victoria.

¡Victoria de qué, sobre quién y para qué!

Antes tomo todas las precauciones de “deslizarse hasta Rabat para que no se sepa que todo lo que ha tramado era pura mentira y una manera como cualquier otra para acatar instrucciones que todos sabemos de donde habían venido y para qué fin.

Luego pretende ser observador… abogado ¡y vaya usted a saber que más!

Lo cierto y esta no es su cultura ni mucho menos porque él tiene una agenda minuciosamente preparada que debe cumplir al pie de la letra. Es su misión y por ella cobra, ni siquiera ha desmentido lo de su “misteriosa” prohibición, mintiendo a propios y extraños masa extraños que a propios porque éstos conocían la verdad y su vil intención de perturbar el curso del juicio.

¡Derechos humanos… cuantas barbaridades se cometen en tu nombre!

$Sin embargo ni en Tánger como pretendió ni en Rabat ni en sale ni en la puerta del Tribunal ni en la sala de audiencias ha sido molestado.

¿Cómo se llama esto?

Se lo diré yo: cultura de tolerancia y respeto de los derechos humanos hasta para con los delincuentes intelectuales.