En voz alta Todos somos Rizki…

0

El “préstamo” puede parecer exagerado, pero creo que es el caso en un Marruecos con una emoción casi me atrevería a decir sin precedentes.

De hecho, lo noble en esta movilización y esta solidaridad populares no es solo el drama del fallecido, sino y quizás sobre todo la injusticia y el exceso de poder y de celos. Un mensaje claro y descodificado a los que creían en la impunidad del abuso de poder y de confianza.

Solidaridad que va, más allá del difunto Mohcine Rizki, a todos los marroquíes victimas de injusticia que sin intervención real nadie hubiera podido determinar con exactitud el alcance de esta expresión de solidaridad contra la injusticia y la y tiranía de quienes creen poseer parte de la decisión y del poder.

O sea: que la gente ha salido a las calles como respuesta a sus conciencias y ha vuelto a sus casas en respuesta a la intervención del rey y las promesas de una justicia que esperan impacientemente.

Ahora es el Wait and see. Nunca más aquello. Todos debemos aprender a respetar a los marroquíes porque con el respeto de los ciudadanos se imponen valores de justicia, equidad, igualdad y de estima reciproca. Y sin él sucede lo que sucedió en Al Huceima y en muchas otras partes del país y que no debe suceder más.

Todos somos a Dios y a Él Regresaremos. Gracias a la intervención real, el difunto Rizki descansará en paz y los marroquíes estaremos más tranquilos en cuanto a nuestra integridad física y moral.