ENTREVISTA : La biblioteca, su donante y su exconservador

0
Abdessamad Al Achab

   Hace exactamente cinco años, el viernes 9 de marzo 2012, nos dejó para siempre, el historiador y conservador de la biblioteca abdellah guennoun, el difunto profesor abdessamad al achab.
Esta entrevista ha sido realizada con el difunto por Mokhtar Gharbi y publicada, hace ocho años, el 13 de marzo 2009.

   La biblioteca de Abdellah Guennoun en Tánger es de carácter científico y cultural, fue donada el erudito abdellah guennoun para que los estudiantes, investigadores y el público en general puedan beneficiarse de sus preciosos y valiosos tesoros de valor incalculable.

   Esta prestigiosa biblioteca, que se encuentra en pleno centro de Tánger, ubicada en un edificio histórico, ha sido dirigida por el célebre profesor Abdessamad Al-Achab, una ilustre figura de la cultura, la historia y la investigación tanto nacional como en el mundo árabe.

    Antes de su fallecimiento, una importante cita fue organizada para rendir homenaje a ese ilustre hijo de la ciudad de Tánger, Abdessamad Al-Achab, organizada por una comisión formada por personas que conocen el valor intelectual del homenajeado.

   Al-Achab es autor de seis libros y cientos de artículos y estudios sobre historia y cultura en general publicados en periódicos y revistas de todo el mundo árabe.


-¿Quién es Abdessamad Al-Achab?

-Nací el 30 de julio de 1937 en Tánger, soy el sobrino del famoso erudito Abdellah Guennoun, que da nombre a nuestra biblioteca. Hice mis estudios superiores en la Universidad de Al-Qarawiyin de Fez y en Tetuán, donde terminé mis estudios en 1956. En seguida comencé mi profesión como maestro hasta 1961, cuando me designaron profesor de Secundaria.

-Cuando su tío Abdellah Guennoun era presidente de los Ulemas de Marruecos (sabios de los asuntos religiosos del Islam), ¿usted dejó de ejercer como profesor?

-En 1974, y de acuerdo con la autorización del Ministerio de Enseñanza al que yo pertenecía profesionalmente, la Alianza de Ulemas me nombró secretario general de la misma. Mi tío era presidente de la Alianza, fue nombrado por decreto Real. Con el nuevo cargo, asumí también la responsabilidad de la redacción del periódico ‘Almitak’, portavoz oficial de la Alianza.

-Abdellah Guennoun nació en 1908, el año pasado se cumplió su centenario…

-En efecto, teníamos que celebrar los 100 años de su nacimiento el año pasado. Los preparativos nos costaron mucho trabajo, así que la celebración será este año 2009 en forma de un gran festival, de acuerdo con su gran personalidad, puesto que es conocido en todo el mundo. Concretamente, el festival será en julio próximo.

-¿Quién y cómo le otorgó la responsabilidad de dirigir la biblioteca?

-Como sobrino de Abdellah Guennoun, he vivido toda mi vida con él y entre los rincones de su biblioteca privada. En 1985 mi tío dio su aprobación para la creación de la asociación de la biblioteca Abdellah Guennoun para conservarla y dirigirla bajo la responsabilidad del profesor Abdelhilah Guennoun, de Mohamed Mustafa Raisouni (ambos abogados y sobrinos de Abdellah Guennoun) y la mía. Fuimos nombrados para toda la vida, junto a otros miembros que son sustituidos cada cinco años. Desde 2004 la asociación lleva otro nombre más institucional, Fundación Abdellah Guennoun para la Cultura y la Investigación Científica.

-¿Con qué recursos cuenta la biblioteca?

-La biblioteca es independiente, la responsabilidad corresponde a la Fundación y desde su creación nunca ha recibido ayuda de ninguna parte. Debo aclarar que la sede de cuatro plantas era propiedad del Estado y fue traspasada a la Fundación en 2004. En 2009 hemos recibido por primera vez ayuda financiera del Estado destinada a la reparación y restauración del edificio, que tiene cien años. A esto hay que sumar otra ayuda caritativa de Abahkil (una familia acomodada de Tánger).

Con respecto a la gestión en general nos encontramos en una situación lamentable porque no tenemos recursos suficientes para esta tarea, la biblioteca carece de todo, basta decir que con la amplía que es, solo tenemos cuatro colaboradores que reciben lo mínimo como sueldo del bolsillo del presidente de la fundación Mohamed Mustafa Raisuni. La obsesión cultural no existe en esta ciudad con los millones que se gastan en cosas sin valor. Yo, personalmente, como director no tengo sueldo, soy voluntario, además tengo gastos personales a favor de la biblioteca, que la considero como mi propia casa.


-¿Quién era Abdellah Guennoun?

Abdellah Guennoun nació en Fez en 1908. Se trasladó con su familia a Tánger en 1914 cuando tenía seis años. Llegó a un elevado grado de estudios y a ser en su tiempo uno de los más jóvenes letrados y jurisconsulto de Marruecos. Fundó en el año 1935 la primera escuela privada de Marruecos, que sigue hasta llevando su nombre.

Guennoun fue el primer Gobernador de Tánger en los primeros años de la independencia. Representó a Marruecos en muchas asambleas árabes y era miembro de todas las academias del mundo árabe y de la Academia Real de Marruecos. Fue también el presidente de los Ulemas marroquíes.

Y es autor de más de cien obras literarias y religiosas. Entre sus mejores libros, destaca la primera antología de la literatura marroquí ‘El talento marroquí en la literatura árabe’. Esta obra fue prohibida por las autoridades del Protectorado francés, pero una vez traducida al español, valió a su autor la distinción de Doctor Honoris Causa en Madrid. También obtuvo a lo largo de su vida productiva varios premios y condecoraciones. Murió el 1 de julio de 1989.


-¿Cuándo fue inaugurada la biblioteca y cuáles son sus secciones?

-La Biblioteca fue inaugurada el 28 de febrero de 1985 con el nombre del donante de la colección. Se compone de una sección de manuscritos con litografías y fotografías; una sección de publicaciones, revistas, periódicos y documentos varios, así como una amplia sala de lectura.

-¿Cuál es el contenido de la biblioteca?

-El número total de las publicaciones en distintas lenguas supera las 14.000, 2.600 títulos de periódicos y revistas, 1.800 manuscritos, 14.2000 libros editados en árabe, 8.000 en español, 5.000 en francés y 600 en inglés. La mayoría de sus lectores son estudiantes universitarios e investigadores.