Estatuto de Al Qods (Jerusalén)  El Marruecos de los principios

0
Saad Sahli del Colegio de abogados de Rabat

 Ayer, A raíz de las informaciones sobre un posible anuncio por los Estados Unidos de América de un reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y el traslado de la Embajada de Estados Unidos hacia la ciudad santa, el gabinete real comunicaba que el Rey Mohamed VI mantuvo una conversación telefónica con el presidente de la Autoridad palestina Mahmud Abbas al que ha reiterado en su calidad de Presidente del Comité de Al Qods la solidaridad fuerte y constante del Reino con el Pueblo Palestino hermano en la defensa de su causa justa y de sus derechos legítimos, especialmente los relativos al estatuto de Al Qods Al-Charif y su condena enérgica de cualquier acción que pueda comprometer el carácter multiconfesional de la Ciudad Santa o alterar su estatuto jurídico y político.

Hechos y actos… como siempre. para marruecos y su rey, entre el hecho y el dicho no hay ningun trecho: En su calidad de Presidente del Comité Al-Qods resultante de la Organización de la Cooperación Islámica, que cuenta con 57 Estados que representan a más de mil millones de ciudadanos, el soberano escribió el mismo día al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresándole su profunda preocupación personal, así como la gran inquietud sentida por los Estados y los pueblos árabes y musulmanes a raíz de las informaciones recurrentes sobre la intención de la administración americana de reconocer Al-Qods como capital de Israel y de trasladar la Embajada de los Estados Unidos a dicha ciudad.
Se lo ha explicado de manera clara, explicita y contundente:
“Indudablemente, Vuestra Excelencia es consciente de la extrema importancia que reviste la ciudad de Al-Qods, no sólo para las partes en conflicto, sino también para los seguidores de las tres religiones celestes. Por sus características religiosas únicas, su identidad histórica secular y su gran simbolismo político, la ciudad de Al-Qods debe seguir siendo una tierra de convivencia y un símbolo de coexistencia y tolerancia para todos”.
Más clara el agua, pero ¿Dónde está la Liga árabe, muy activa cuando se trata de sancionar o descalificar a uno de sus miembros?
No cabe duda de que en nuestro mundo arabo-musulmán hace falta más de un Mohamed VI.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here