Fin de Trayecto La Eterna lucha entre el Bien y el mal La gallina pone el huevo y al gallo le duele su trasero

0

 

Un refrán popular marroquí  dice: “la gallina pone el huevo y al gallo le duele su trasero”.

Es exactamente lo que pasa al embajador americano en Tel Aviv, quien reprocha a un medio de comunicación israelí (Haaretz), al que critica duramente por publicar un artículo de opinión que desafía y cuestiona la legalidad de los asentamientos sionistas construidos y en las tierras expoliadas a las familias y a sus legítimos propietarios palestinos, además el citado diario rechaza la instalación de estos asentamientos ilegales.
   Las críticas del diplomático americano vienen porque éste  se dio cuenta de que es a él que se apunta el artículo, debido a sus donaciones a los asentamientos judios. O sea, ese embajador ayuda a los ocupantes a agarrarse en tierras que no son suyas, y además ayuda a los colonos a quedarse y vivir en ellas explotando sus riquezas, que en la misma Europa reconocen que todos los productos de los asentamientos no son legales ni aceptados en sus mercados, incluso es punible por las leyes de la Unión Europea.  
   El editor de Haaretz, Amos Schocken, respondió rápidamente al (embajador americano), que seguro con su postura se considera como un sionista más,  « Señor embajador, el escritor del artículo, Gideon Levy tiene razón. Mientras la política de Israel, respaldada por su gobierno y por usted mismo, impida el proceso de paz, la anexión práctica del territorio, la perpetuación del apartheid y la lucha contra el terrorismo, pero esté dispuesto a pagar el precio, habrá más dramas religiosos », dijo Shukin.
   A diferencia del embajador americano que apoya la colonización en los territorios palestinos, Haaretz se opone firmemente al asentamiento israelí en los territorios palestinos y lo considera una razón para la ausencia de paz.
    Esta no es la primera vez que el embajador estadounidense ha defendido los asentamientos, el año pasado, consideró que los territorios palestinos son « disputados ».
   O sea que todavía no se entera de que hay una nación robada y ocupada que se llama Palestina. Además, no se entera de que hay todo un pueblo que lucha contra la ocupación sionista para recuperar su tierra, su libertad, su dignidad, su historia y sus derechos. Todas son reconocidos, tanto por las leyes dictadas por el hombre, como por las dictadas por Dios en todas las religiones.
    Friedman no oculta que en los últimos años ha hecho donaciones a los asentamientos para apoyar a los colonos.
    No es el mundo que es loco, sino la especie escoria que le gobierna.
   En este mismo contexto, la ministra de Desarrollo y Comercio Exterior en el gobierno holandés « Secret Kakh »,  actualmente está expuesta a una feroz campaña de crítica dirigida por figuras que apoyan la ocupación israelí, después de haber presentado una cantidad de 13 millones de euros para ayudar a la agencia « Onrwa » que trabaja en ayuda humanitaria para los palestinos necesitados, dependiente de Naciones Unidas, después de la decisión del presidente Trump de reducir la ayuda financiera a la Agencia.
   El jefe de la casa palestina en Holanda, Amin Abu Rashid dirigió una carta de agradecimiento a la ministra « Kach » por sus esfuerzos en apoyo de la causa palestina y de la legalidad internacional.