Guerguerat Gesto típicamente marroquí Said Jedidi

0

Marruecos ha reaccionado positivamente al llamamiento del secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, procediendo a una retirada unilateral de la zona tampón de Guerguerat. Lo que, según los observadores en el organismo mundial rompe con la tensión que prevalecía en la época del ex secretario general de la ONU.

La iniciativa marroquí de retirarse unilateralmente es una decisión de un gran alcance político.

La celeridad con la que Marruecos ha correspondido al llamado del N° 1 de la ONU para desactivar la tensión en aquella zona, extremadamente sensible refleja una clara predisposición a cooperar con el nuevo secretario general de la ONU, conocido por su dominio del expediente del Sahara lo que no era el caso de su predecesor, autor de mil y un desliz y su consiguiente nefasta consecuencia.

El gesto marroquí, pues constituye la ilustración cabal de la inauguración de una nueva era de relaciones del reino con el organismo mundial a través de estas relaciones una nueva era para el prefabricado conflicto del Sahara.

Ni Argel ni su Polisario ignoran el complicado problema en donde se han metido con una nueva ola de apoyos a la clarividencia marroquí y a el unánime saludo a su voluntad de no responder a las provocaciones de una banda a sueldo de Argel, factor de tensión y de desestabilización entre las manos de la inteligencia militar argelina.

Una vez más Marruecos, contrariamente a lo que creen y escriben algunos, especialmente en España, ha dado ejemplo de retención y prueba elocuente de su predisposición a acatar las decisiones de la ONU y de su Secretario general.