Ignacio Alonso: De un ciudadano de un país democrático ante la investidura nuevo Presidente

0

Spain Travel Guide

Son muchas ya las voces que aseguran que la Presidenta de la Junta de Andalucía y líder del PSOE en dicha Comunidad, Susana Díaz, ha quemado con anticipación sus “naves” en el objetivo de intentar hacerse con el control a nivel nacional de su partido en “primera persona”. Sí, porque se asegura que, de igual manera, que a Pedro Sánchez se le catalogó de tapado de aquella líder, se esté ahora a la búsqueda de un nuevo (o no tan desconocido) rostro que se haga con las riendas del PSOE. La tarea no es fácil, aunque la proximidad de las fechas de cara a la investidura de Presidente del Gobierno ha propiciado al menos que hasta el que fue ganador incontestable de las elecciones del pasado mes de Diciembre (y no contestado apenas dentro de su partido) haya pedido silencio de forma insistente a los suyos,y hasta en declaraciones en la recepción del Día de la Hispanidad (12 de Octubre) se lo haya auto-impuesto. Se ve en ello la lógica de un político cuyos pasos han estado marcados siempre por la prudencia (que para sus detractores es en realidad “parsimonia”).

Se observa con curiosidad como los dos principales partidos de España empezado a encontrar puntos de apoyo comunes en un sistema que empezaba a hacer aguas tras muchos años de procesos de corrupción política (y los que quedan cuando empiecen a dictarse sentencias judiciales en casos relevantes), aparición de nuevos actores políticos que rompieron el bipartidismo (Ciudadanos y Podemos) y la consolidación de fuerzas nacionalistas (una lista más amplia y variada).

Jueces, los “nuevos actores”y las pequeñas fuerzas políticas de ámbito regional tendrán su papel en un “teatro” convulso, dentro de uno aún más revolucionado como es la Unión Europea que camina haciendo esfuerzos por no disgregarse demasiado. Añadamos a ello el hastío del común del ciudadano que, en España y en el resto de Europa, acude a las urnas cada vez con menos ganas. Y puede que haya que pensar que una parte los esfuerzos de cierta clase política se dirijan a cansar a esos ciudadanos. De momento casi lo consiguen jugando con fuego con la idea de unas terceras elecciones apenas horas después de celebrarse las segundas allá por Junio.