Juicio de Gdeim Izik La independencia de justicia que impresiona Said Jedidi

0
Said Jedidi es Embajador de la Paz por el Circulo Universal de embajadores de la paz y presidente nacional de la Union mundial de escritores en espanol

De poco o de nada han servido todas las maniobras, las tergiversaciones y los mil y un sentido a la misma realidad. De todo el mundo han venido/vienen apoyos y saludos de la independencia y de la integridad de la justicia marroquí.

Antes, incluso de reabrirse el juicio de los autores del salvaje asesinado y profanación de los cadáveres de los 11 indefensos elementos de las fuerzas del orden y de la protección civil durante el desmantelamiento del campamento de Gdeim Izik, montado y organizado con miras subversioncitas y separatistas, las muestras de apoyo y de solidaridad de las diferentes asociaciones, organismos y organización de todo ámbito no cesan de llegar para felicitar a Marruecos por lo que califican de “enorme avance en el buen sentido de Derechos humanos”.

S” trata, indudablemente, de un incentivo más para nuestra solida e independiente justicia y para los magistrados cuya “paciencia” y clarividencia en la dirección de los “debates contradictorios” y en la concesión de amplios derechos a los que han cometido gravísimos crímenes son saludadas por propios y extraños.

Falta lo esencial: aplicar los pilares de un Estado de derecho. Evitar la impunidad y dar ejemplo a los que creían que con solidaridades de pandereta podían asesinar salvajemente y profanar los cadáveres de sus víctimas. De hecho, como ya hemos dicho y repetido ha dejado de impresionar el asesinar con pantalones vaqueros y presentarse ante el tribunal con atuendo saharaui.

Los acusados vuelven a la barra y hacia ellos toda nuestra atención y nuestro apoyo, solidaridad y compasión hacia las familias de sus víctimas.

La justicia debe decir su palabra. La dirá, independientemente, lejos…muy lejos y al margen de toda consideración o tentativa de instrumentalizar y politizar lo que es delito de derecho común.

Fuerte con los cabales testimonios de elogio y de consideración de los juristas extranjeros presentes con esta ocasión en Marruecos, la justicia marroquí, firme, inmunizada e intrínsecamente independiente dirá su palabra. Confiamos en ella.