La desfachatez de inventar manifestaciones Las fuentes de El Imparcial

0
Letrado Saad Sahli del Colegio de abogados de Rabat

 

Citamos el órgano y no el autor de su desliz cuya morofobia es de notoriedad publica y esbozamos fuentes porque en la mayoría de los casos no las hay, sino se inventan.

El fobia del periodista español Ignacio Cembrero con Marruecos se ha convertido en un caso patológico. El hombre derrocha imaginación con o sin motivo, con o sin verdad, con o sin respeto a la deontología de la prensa a la que dice pertenecer y a la que Argelia le concede hasta premios.
El hombre vio lo que nadie ha visto por la simple razón porque no existía y no creo que esto pueda pesar en la credibilidad de El Imparcial que, de esta triste forma, comienza a publicar lo que sea, sin verificar las “fuentes”… algunas fuentes que, a demás de una total y vergonzosa ignorancia de lo que pasa en este país, pero como reza el refrán marroquí el tuerto en el país de los ciegos es rey: él no tiene ni zorra idea de lo que es Marruecos, los de El Imparcial, menos, pecan de ingenuidad cuando se quitan la máscara y declaran a capa y espada contra un país.
En este país nadie espera más objetividad de Cembrero ni de El Imparcial cuando se trata de Marruecos, pero entre nosotros hay los sagrados principios éticos que, como el amor de Antonio Molina, ni se compran ni se venden.
En una palabra como en mil: Marruecos nunca autorizo una manifestación por Cataluña en Nador, sencillamente porque nadie la ha solicitado y porque solo ha proliferado en la visceral imaginación anti marroquí de Ignacio Cembrero.
Una profanación de todas las reglas de la noble profesión del periodismo y una vergüenza para El Imparcial.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here