La mayor cárcel sobre la tierra La historia del territorio ocupado Segunda parte

0

Traducción: Mokhtar Gharbi.-

El arma de la economía

     En el capítulo 5, el autor relata cómo, durante junio de 1967, Israel también sentó las bases para una nueva realidad en Cisjordania y la Franja de Gaza que continúa hasta nuestros días. La idea dominante era cómo imponer una realidad económica que permitiría a los neocolonos dominar a los palestinos.

ILan Pappe, autor de « La mayor carcel de la tierra »
   La suposición básica era construir dos grupos de intereses. Para los pueblos indígenas del país, la economía debe actuar como una recompensa por el buen comportamiento y también como una medida punitiva para el mal comportamiento desde el punto de vista de los colonos.
    La limpieza étnica en junio de 1967 es el título del Capítulo Seis,  Ilan afirma que el Partido Laborista israelí fue más malvado y compatible con el proyecto de asentamientos sionistas, y su proyecto se basa en el desplazamiento de los pueblos indígenas. No había ninguna razón para no pensar en ello o implementarlo, pero fueron las circunstancias que surgieron después de la guerra las que excluyeron la desintegración generalizada, por lo que sus pasos prácticos se han calmado un poco.
     La década de 1967-1977 fue retratada falsamente en más de una publicación israelí como una « década iluminada », que ofrece más oportunidades para la paz y el progreso para los palestinos que nunca antes. Pero la verdad, como dice el libro, es que fue una década en la que los habitantes de los territorios ocupados se convirtieron, desde el primer día, en presos de por vida (ellos, sus hijos y nietos) en una prisión burocrática que los consideraba una amenaza potencial y una amenaza.
    Mordechai Gore fue uno de los oficiales superiores del ejército israelí, y presentó un borrador del gobierno, en julio de 1967, para crear las condiciones que obligan a los palestinos a irse. Y la necesidad de absorber a los refugiados de Gaza en Cisjordania, y luego presionar a todos para que se vayan solos. “Debemos consolidar la sensación de desesperanza y congelar todos los proyectos de ayuda, asistencia y desarrollo para promover la transferencia”.
   El capítulo siete discute el mito de la década de 1967 a 1977, y cómo fue retratado falsamente en más de una publicación israelí como una « década iluminada » que tiene muchas más oportunidades para la paz y el progreso para los palestinos que nunca antes. Pero la verdad, como dice el libro, es que fue una década en la que la gente de los territorios ocupados se convirtió desde el primer día en presos de por vida (sus hijos y nietos) en una prisión burocrática que los veía como una amenaza potencial y una fuente de peligro.
   La responsabilidad de engañar al mundo en esa década fue principalmente laborista y Shimon Peres, quien lo describieron como un hombre de paz, mientras  los perfiles de las futuras colonias judías fueron creados por los políticos laboristas en la primera década de la ocupación.
   Los pasos detallados del plan israelí son el tema del Capítulo Ocho, cuando las reuniones del Consejo de Ministros terminaron en junio de 1967; la decisión terminó por excluir Cisjordania y la Franja de Gaza de cualquier agenda de paz, transferir su decisión al ejército, autorizar algunos desalojos sin expulsión masiva e integrar los territorios en el estado judío sin anexarlo formalmente, y dejando a las personas allí en el olvido civil y personal.
   La Comisión de Directores Generales era constituida por  los Directores Generales de todos los ministerios y se le confió el desarrollo de la infraestructura de la Gran Prisión. El comité se estableció el 15 de junio y todas sus reuniones se llevan a cabo en dos volúmenes de miles de páginas.
El deseo era fortalecer la presencia judía en Cisjordania, y en menor medida en la Franja de Gaza. Sin embargo, la realidad surgió también con la nueva licencia otorgada al movimiento de colonos, que se creó en 1968, y está buscando intensamente encontrar nuevos sitios para construir colonias en las áreas palestinas. Pero, su impacto no se sintió hasta que el Likud llegó al poder en 1977.
El camino hacia la Intifada
   En los capítulos noveno, décimo y undécimo, el autor llega a la primera y la segunda intifadas. La década (1977-1987) estuvo llena de decepciones para los palestinos y el autor la llamó « la era de los colonos”.
     Al final de esa década, en diciembre de 1987, un camión judío atropelló a cuatro palestinos del campamento de refugiados de Jabaliya, lo que provocó el primer levantamiento del pueblo (el levantamiento de piedra, la Intifada). Los palestinos respondieron al levantamiento de una manera que no había sucedido desde la década de 1930, y la imagen del niño esbelto frente a un tanque gigante con una piedra en la mano se convirtió en un símbolo de Palestina a los ojos del mundo.
   La primera Intifada duró seis años, en la cual se martirizaron 1.000 palestinos y fueron arrestados  120,000, muchos de ellos menores de 16 años. Luego los palestinos firmaron la ilusión-truco del acuerdo de Oslo, que estaba lleno de mitos y solo dio como resultado un mayor control israelí y la brutalidad de los colonos. Israel y Estados Unidos acusaron a Arafat de estar detrás del estallido de la segunda Intifada (Intifada de al-Aqsa) para lograr ganancias políticas.
    Al final, la primera intifada dio lugar a otra forma de prisión abierta. Después de derrocar la segunda Intifada, surgió un nuevo modelo para una prisión de alta seguridad en 2000. Este modelo duró varios años y luego se convirtió en un modelo mixto de todo lo que le precedió en 2005.