La oposición pide expropiar a Tánger el palacio Álava-Esquivel Ignacio Gatón | 20 febrero, 2017 |      El Ayuntamiento marroquí sigue sin actuar en el palacio que es de su propiedad

0

 

 El Ayuntamiento de Tánger sigue sin hacer nada con el Palacio Álava-Esquibel. Este edificio se encuentra en pésimo estado de conservación y, pese a los requerimientos de Vitoria-Gasteiz para su reforma, el edificio sigue sin tocarse.

El pasado mes de marzo se produjo un accidente en una habitación de este palacio, que está ocupado por vecinos.

Hoy tanto EH Bildu como Podemos han reclamado al equipo de gobierno que se piense en su expropiación, y que los plazos se aceleren el máximo posible.

“La expropiación no es el escenario deseable y no parece muy factible que podamos adquirir ese inmueble”, ha asegurado la concejala Itziar Gonzalo. La concejala ha recordado que el Ayuntamiento no es propietario del edificio.

En febrero el alcalde se reunió con el alcalde de Tánger. Los marroquíes asumieron el coste de una obra preventiva realizada por Vitoria-Gasteiz, una deuda que llevaba meses pendiente. En esa reunión la cuidad alauí les confirmó su intención de arreglar el edificio. Pero todo se quedaron en palabras.

  • ¿Por qué es de Tánger?

El palacio, construido en 1488, cuenta asimismo con un supuesto reloj apresado a un navío inglés el 25 de junio de 1782. El reloj aún es visible, aunque se encuentra en mal estado de conservación.

El edificio ha tenido numerosos dueños. El último fue el Duque de Tovar Ignacio de Figueroa y Melgar quien, al morir en 1953 sin hijos, legó su herencia al Instituto Norteamericano del Cáncer y, en caso de que renunciara, a la ciudad de Tánger.

Los norteamericanos renunciaron y el Duque de Tovar cedió en 1953 todas sus posesiones al protectorado español.