Las cosas lo que son Estados que son, “Estados” que se hacen (Colegio de abogados de Rabat)

0

 Como prueba clara y elocuente de la total consistencia de los países (especialmente africanos) que reconocen a la república de Tndouf, su posición en cuanto a esta fantoche entidad.

La inmensa mayoría de los países africanos que no reconocen o que hayan retirado su reconocimiento a la fantasmagórica RASD, entre ellos el nuevo presidente en ejercicio de la Unión africana, Alpha Condé y su país Guinea-Conakry.

Frágil, pues,  la posición argelina y de su satélite polisarista y como botón de muestra está Zambia que el rey Mohamed Vi incluye en su nueva gira africana, que debe comenzar este fin de semana, y que lleva años vacilante en cuanto a la postura que debe adoptar Lusaka respecto al Polisario de Argelia.

De tal forma que este país del África Austral reconocía a la “RASD” antes de congelar su reconocimiento en el 2011, y debido a fuertes presiones de África del Sur y de Argelia dio marcha atrás en el 2013, renunciando a esta posición en el 2016 antes de dar otro vuelco en sentido contrario en el 2017.

Incoherencia. Desde el punto de vista del derecho internacional no es Estado aquél que se reconoce y se retira este reconocimiento como otros cambian de calcetines. Pero, más allá de esta consideración de orden jurídico, la posición de Zambia traduce explícitamente el carácter absolutamente artificial de la existencia de la entidad fantoche del Polisario en África y en el mundo, que, pese a la “generosa” dilapidación de los fondos públicos y de los contribuyente de Argelia, más del 70% de los que, en una época de incertidumbre y de pereza diplomática del reino ha retirado, hasta ahora su reconocimiento a la “RASD”.

Más claro: la existencia de la fantasmagórica RASD, como la de toda entidad diabólicamente creada, es cuestión de tiempo, de donde la extrema inquietud del régimen argelino por las continuas giras reales por el continente.