Las  cosas lo que son Gdem Izik: El efecto inverso

0
El letrado Saad Sahli del Colegio de abogados de Rabat

Curiosidad profesional: estaba leyendo testimonios de observadores independientes y, aparentemente,  neutros e inalienables, de las audiencias del juicio de Gdeim Izik que, unánimemente reconocen que dicho juicio responde a criterios de un juicio equitativo.

Es más y más revelador: los legionarios del derecho y de la razón, sobre todo en espana, se han encontrado literalmente eclipsados por la sinceridad y la honestidad de la aplastante mayoría de los juristas y observadores independientes de diferentes nacionalidades en este juicio.
Y es normal, porque no se conocen casos en la historia contemporánea de la justicia, no en Marruecos, sino en el mundo, en que monstruos, como los asesinos-profanadores  del campamentos de Gdeim Izik, disfrutaran de tantos derechos, tanta tolerancia y tanta libertad, a expensas, muy a menudo, de la dignidad y del honor del país y de los ciudadanos, más particularmente de las familias de los masacrados.
Conocida es la metodología judicial hasta en los países desarrollados respecto a este tipo de criminales y la reacción popular para con sus siniestras obras, tanto màs que no niegan sus horribles  crímenes ni parecen arrepentidos, debido a la servidumbre a terceras partes que invierten el juicio y su obra siniestra en la realización de su vil finalidad política.
Aquí en Salé, no obstante, se saluda sobre el plano judicial internacional la “ilimitada” paciencia de los jueces y la independencia de la justicia de los demás poderes en el país.
Lo que representa uno de los más severos reveses para Argelia y su Polisario que lo habían organizado o  creían haberlo organizado de la manera más exhaustiva para su propaganda contra marruecos y contra su integridad territorial.
Dicho con otras palabras: a través del juicio de Gdeim Izik y gracias a él, la justicia marroquí figura como una de las más independientes y más ejemplares del mundo.